Spain Lean Startup Nation 2013 on process

1x1.trans - Spain Lean Startup Nation 2013 on process - trabajo equipo, startup, Lean Startup, formación, emprender, concepto, colaboración, aprendizaje

No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje.

Aristóteles – Filósofo griego

Tengo la suerte de formar parte de la Agile Entrepreneurship Spain, asociación que trata de fomentar el emprendimiento en España y ayudar a cualquier persona que esté interesada en conocer y poner en marcha las buenas prácticas que existen alrededor del fomento empresarial.

La Asociación AES surgió de una iniciativa de Mario López de Ávila para poder organizar de forma completa el evento LeanCamp Madrid y poco a poco está tejiendo herramientas y ofreciendo iniciativas como la ‘Spain Lean Startup Nation 2013’: un esfuerzo colaborativo para documentar cómo evoluciona el enfoque Lean Startup en nuestro país: aplicaciones, desarrollos metodológicos e innovaciones.

Una de las principales características de este proyecto es que el proceso de creación es completamente transparente, iterativo e incremental – en otras palabras, Agile puro!.

Este paper está escrito por algunos de los profesionales más reconocidos en nuestro país en metodologías y conocimiento Agile: José Antonio de Miguel, Javier Megías, Néstor Guerra, Alexis Roqué, Justo Hidalgo, Borja Prieto, Francisco Palao, Wilhelm Lappe, José Martín Cabiedes, Guillermo Marqueta, Marc Florit, José Manuel Beas, Masa K. Maeda, May Escobar. Este libro pretende ser un ‘Estado del Arte’ en lo referente a Lean Start Up en nuestro país y como está evolucionando en nuestro país este tipo de metodologías en direcciones originales y que aportan valor a la comunidad internacional de Lean Start Up.

Los temas que se tocan son: Diseño de Experimentos, Producto Mínimo Viable, Modelos de Negocio orientados al Crecimiento, Design Thinking, Prototipado Rápido, Lean Startup en Grandes Empresas, Lean Startup en Investigación y Desarrollo, Lean Analytics [Métricas], Lean User Experience, Lean Startup en Emprendimiento Social, Lean Startup en programas de Aceleración, Cómo ven los inversores Lean Startup, Cómo mejorar la efectividad del enfoque Lean Startup, Bootstrapping. Todo ello ilustrado con casos reales, fruto de la experiencia acumulada Desde este enlace se puede acceder a la Tabla de Enlaces de Descarga para poder descargar los capítulos.

Nos han pedido difusión y distribución, así que desde aquí me pequeña contribución a conseguir que tenga cuanto más alcance mejor.

Incertidumbre no es Improvisación

“La vida es un aprendizaje de renunciamiento progresivo, de continua limitación de nuestras pretensiones, de nuestras esperanzas, de nuestra fuerza, de nuestra libertad.”

Henry F. Amiel – Filósofo Suizo

Quienes me rodean se están acostumbrando a que les hable de planteamientos sin “grasa”, cada vez estoy más convencido que destinamos mucho tiempo a definir, a planear y que en ese intervalo de tiempo perdemos la oportunidad y dejamos escapar el momento…increíble lo que estoy diciendo, si me oyera hace unos años me parecería imposible que salgan de mi teclado estos argumentos, pero lo bueno de evolucionar y el conocimiento del aprendizaje de participar en proyectos, propios y ajenos, pequeños éxitos, pequeños fracasos, son los que ahora me hacen ver la cuestión desde otra perspectiva.

Ahora bien, que hagamos todos los esfuerzos por salir al mercado y someter al contraste de nuestros clientes nuestra propuesta de valor no está reñido con que hagamos bien nuestro trabajo, que no dejemos lo más elemental a la improvisación pensando que no tiene impacto en el resultado, definamos bien nuestro Producto Mínimo Viable, no hagamos experimentos sin tener atado lo que aportamos.

Al principio la nebulosa de respuestas que no encontramos se irá poco a poco aclarando y la luz nos dará la pauta, tanto del segmento al que dirigirnos, partners con los que debemos contar, actividades a asegurar…todo es sensible de definirse, la confianza en que tienes los procesos en la recámara claros para que a medida que obtengas inputs y confirmaciones armes adecuadamente el producto es lo que marca la diferencia.

Un producto improvisado, que además das poco valor sobre lo que consigues, no transmites confianza y recurres a la improvisación sin un esquema previo, puede producir resultados desoladores, hace algunas semanas he podido ser testigo de cómo una buena idea, con un buen naming y una propuesta atractiva se ha encontrado con dificultades y ha tenido que ser suspendido, el empuje y el esfuerzo por lanzarlo no ha contrarrestado el que los mimbres y las bases sobre las que se sustentaba eran débiles. Lo positivo de todo es que el aprendizaje ha sido rápido, la pérdida controlada y las consecuencias no suponen un lastre excesivo, estas son unas de las principales ventajas de las metodologías ágiles el que tienes feedback inmediato y sabes como y hacia donde reconducir tus próximos pasos.

Quizá enfoquemos mal esta aventura y la tachemos de un sonoro fracaso, cuando lo mejor que podemos extraer es una comprensión del mercado y de qué aportarle y cómo hacerlo…algo muy español el hacer leña del árbol caído cuando realmente hay raíces para que fructifique.

#StartUpTrip (3)

“Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.”

Plutarco – Historiador griego

Hace unos días, por sugerencia de un amigo, estuve viendo Éxodo de Otto Preminger con Paul Newman como principal actor, la película se centra en relatar la huida de Chipre y en los acontecimientos posteriores que dieron lugar al estado de Israel, a lo largo del metraje, además de construir unos personajes sólidos, queda de manifiesto el germen de muchas de las cuestiones que influyen en lo que hoy conocemos como la Startup Nation.

Creo que no es muy políticamente correcto dedicar una de las entradas al impacto que tiene el ejército, la guerra y la confrontación en el desarrollo de Israel y en cómo vertebra a todo el país, pero me parece que sin ésta explicación no se entendería gran parte del éxito emprendedor en esta nación.

Lo habitual en Israel es que los jóvenes cuando terminan su formación escolar básica, dediquen 3 (hombres) o 2 (mujeres) años de su vida a prestar servicio en el ejército, la constante actividad militar en sus fronteras y el entorno hostil hacen que la personalidad de los jóvenes se forje para asumir retos, el liderazgo en las tareas y la asunción de riesgos y decisiones de vida o muerte, al final todas estas “habilidades” son extrapolables y aplicables en el mundo de los negocios. Me gustaría hacer un matiz: no estoy justificando, ni defendiendo la creación de un cuerpo militar, simplemente tratando de describir una realidad que, incluso en el año de rodaje de Éxodo (1960), quedaba patente en el film cuando se organizan y defienden en el Kibbutz Dan Gadna.

Si algo me ha llamado la atención es el elevado grado de madurez y seguridad que tienen, que en gran medida lo atribuyo a que, cuando terminan con 21 años su servicio militar, éste aprendizaje les proporciona una ventaja muy útil sobre todo para emprender:

  • Liderazgo: Capacidad de mover masas y organizar grupos para el logro de una meta u objetivo.
  • Audacia: Asumir riesgos, controlando el impacto y las variables a considerar.
  • Confianza: Seguridad en su proyecto, no esperar a que la oportunidad venga.
  • Responsabilidad: Utiliza su poder en beneficio de todos y sabe asumir las consecuencias de sus actos.
  • Pasión: Aferrarse a los anhelos, incluso hasta llegar a la terquedad.
  • Solidaridad: Velar por los intereses del grupo; no ser egoísta.

Hay más aportes de su paso por las FDI pero los principales y que tienen su reflejo en el mundo del emprendimiento de manera más directa creo que son los anteriores.

Es un hecho que en los encuentros que hemos tenido allí con personas de entre 21-27 años el grado de madurez, la visión y el enfoque de los diferentes temas es, comparativamente con nuestro entorno más inmediato, completamente abismal y eso determina su grado de éxito.

Si añadimos a estos mimbres la especial circunstancia de que existe un ejército de reservistas que, en términos generales, obligatoriamente un mes al año tienen que reincorporarse, y compartir de nuevo experiencias, independientemente del estatus social que ahora ocupen, el resultado es una fuerte cohesión. Taxistas mezclados con emprendedores, como nos contaban un fontanero liderando un pelotón en el que estaban políticos o directivos…cuando esto sucede la conexión entre ellos es muy potente.

Por último, conceden mucha importancia a la formación militar, el cuerpo por el que se haya pasado y el servicio que se ha prestado, incluso más que el aprendizaje universitario, si en un curriculum aparece alguna de las unidades de élite del ejército, como por ejemplo la 8200, la valoración social y empresarial se incrementa significativamente.

Posiblemente, desde nuestra perspectiva de un país que no está en guerra, lo más inmediato sea rechazar esta organización social pero de cara al mundo de los negocios y del emprendimiento constituye un pilar importante en la construcción de los valores del emprendedor o empresario que no podemos obviar.

 

 

Conectar los puntos…

“Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.”

Gilbert Keith Chesterton – Escritor británico

Seguro que a más de uno os viene a la cabeza el discurso de Steve Jobs en Stanford, en el momento en el que nos sugiere que, de una manera que racionalmente es complicado de explicar, los puntos se acabarán uniendo.
Eso mismo es lo que ahora creo que me está pasando, hechos aparentemente inconexos y que guardan poca relación entre sí hacen que, en un par de semanas, me encuentre embarcado en una de las más apasionantes situaciones que pudiera pensar.
Contactos fortuitos que te llevan a conocer personas, realidades y proyectos que amplifican la escala y abren el objetivo para darte una visión macro de la realidad. La concurrencia de situaciones personales que te empujan a dar un giro en tus planteamientos y a revisar qué estás haciendo con tu vida y lo más importante, hacia dónde quieres ir…
Parece un guión escrito por una fuerza superior, pero realmente es así como creo que lo estoy viviendo, conversaciones que irremediablemente conducen a una única visión de cómo debes enfocarte en los próximos meses o años.
Miras hacia atrás en el tiempo y una sucesión de hechos recientes alineados de una manera que no habías previsto pero que, inconscientemente has manejado, y articulado: El nombre de la empresa (TMSGO) que a una persona le recuerda a un momento concreto de su vida y entiende que debes estar conectado, una presentación informal, una comida con una conversación fluida, una lectura sin importancia, un familiar del que hace tiempo que no sabes mucho, un amigo al que le apetece un cambio, un conflicto que es el detonante de todo, introduces en la coctelera de la vida estos ingredientes los aderezas con algo de tiempo y lo dejas reposar un mes y descubres que todo fluye con una única intención.
Si todo lo previsto se cumple es probable que me encuentre ante el mayor cambio profesional al que me he visto obligado a dar respuesta y me apetece conectar los puntos…son sensaciones, nada empírico, todo es cuestión de piel, pero cuando alguien analítico como yo experimenta estas emociones…

Metis…ese extraño conocimiento

“Las sensaciones no son las únicas integrantes de la experiencia. Los pensamientos son tan experimentales como las sensaciones, y tan vitales para la experiencia.”

Samuel Alexander – Filósofo británico

En ocasiones me sorprendo del conocimiento innato o espontáneo que tienen algunos de los clientes con los que colaboro, quizá no le respalden un MBA de prestigio, ni siquiera en algunos casos una formación universitaria, pero la sabiduría y el conocimiento (el expertise que diríamos los redichos) que han adquirido a costa de vivencias que les ha proporcionado un bagaje empresarial que en pocos textos los he visto expuestos.

Existe la tendencia de que gran parte de nuestras decisiones están formadas por un constructo que automatiza la respuesta y actúa de manera intuitiva, aparentemente irreflexiva pero realmente es el resultado del un sumatorio de experiencias que, de manera inconsciente, tabulamos e integramos a la hora de determinar la opción elegida. Éste comportamiento me maravilla cada vez que lo veo, los griegos lo llamaban Metis (una diosa) y ese concepto ha trascendido hasta nuestros días. Cada vez que alguien me expone lo que ese razonamiento inconsciente le dicta a la hora de tomar una decisión me cautiva ese conocimiento artesano.

Que alguien me haga cambiar de opinión sobre alguno de los conceptos empresariales más sólidos que creía que tenía dice mucho de lo potente de los argumentos de la lógica que no te explican en los libros, ni en los cursos y hoy he mutado de opinión.

Lo bueno de ser permeable a las opiniones es que te sirven para conformar la tuya con más argumentos, cada vez me genera más rechazo el que habla desde la certeza y el púlpito de la teoría o de aquel que pontifica desde la práctica en “condiciones de laboratorio”.

Un homenaje a todos los que, con sentido común, nos arrancan un bocado de realidad.

Fracaso ilustrativo…aprendizaje

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.”

Winston Churchill – Político británico

En diciembre de 2009 escribí sobre el fracaso y ahora reincido sobre el tema ante una próxima liquidación de una empresa en la que participaba y que me sirve para dar alguna orientación a quien lea el blog, siempre nos fijamos en el éxito como modelo a seguir, pero quizá el mayor aprendizaje sea el vicario, la repetición por imitación, así que aquí dejo algunas pautas: el sector tiene poco de innovador y de romántico, pero por dar los datos para ilustrar la entrada se trata de import de artículos de joyería de marcas reconocidas muy supeditadas a los designios de la moda.

El origen del negocio básicamente estaba fundamentado en que de los 4 socios del proyecto uno tenía un conocimiento del sector específico y motivación por desarrollar un negocio que le permitiera tener independencia de su actual flujo de ingresos.

Los otros tres socios aportábamos, además de capital, conocimientos en comercialización, marketing e importación y gestión de empresa.

Los factores claves que identificamos para esta apuesta empresarial fueron:

  • Mercado cautivo, bloqueo de mercado: conseguimos la distribución en exclusiva de una marca top, diferenciada que nos aseguraba que cualquier interesado en la moda pasara por nosotros.
  • Conocimiento específico de márgenes y canales con el socio involucrado en el sector.
  • Cambio divisas: en ese momento era muy favorable el cambio y sólo con la importación disponíamos de 20 puntos más de margen para plantear la operación con holguras.
  • El Plan de Negocio preveía un desarrollo importante y escalable en virtud del desarrollo de la distribución.

Al poco de iniciar el negocio y de conseguir algunos distribuidores el foco del socio relacionado con el sector se centró en su actual modo de vida perdiendo paulatinamente el interés por desarrollar y consolidar esta aventura. No le culpo, el error fue de no calibrar adecuadamente sus drivers y motivaciones y entender que aquí podría encontrar el recorrido necesario para su evolución profesional.

Del mismo modo, el core del resto estaba muy lejos de esta “inversión” que es como habíamos planteado esta operación, por tanto, sin una implicación directa en el negocio cedimos su desarrollo a terceros bajo una fórmula low-cost de comisión pura que basaba sus condiciones en ventas y gestión…tampoco funcionó.

A partir de ahí y con unos compromisos adquiridos con la casa matriz de distribución estrangularon nuestra tesorería y capacidad de financiación que, de haberse perpetuado en el tiempo, podría haber supuesto un “agujero” financiero de dimensiones importantes para el tamaño del negocio.

Una vez decidido el abandono del proyecto estamos tratando de que el “exit” sea lo menos virulento posible para nuestras respectivas cuentas de resultados y desde hace unos meses estamos liquidando existencias para conseguir tesorería y poder zanjar (expresión que gusta mucho) la sociedad.

Aprendizaje:

  • El conocimiento de un sector es algo más que saber márgenes y tener contactos. Es saber qué resortes pulsar para que un producto/servicio tenga impacto entre los clientes y un conocimiento profundo del who is who.
  • Una escritura que diga que eres socio de una empresa no garantiza que seas empresario/emprendedor ni siquiera un porcentaje mayoritario. He descubierto, con tristeza que, pese a que te juegues los cuartos, la “naturaleza” de empresario está reservada para una cierta actitud vital.
  • Las soluciones low-cost son apaños que merman la capacidad de respuesta y que constriñen tanto tus opciones que impiden ser flexibles con tu desarrollo.
  • Una oportunidad de mercado tiene principio y fin y hay que saber coger el “tempo” a la situación para saber cuando salir y maximizar el beneficio o minimizar las pérdidas, no es sostenible un desequilibrio.
  • La economía está muy por encima de otras ciencias sociales, cuando el bolsillo está afectado, se pierden determinados valores de vista.
  • Reincidir en el error sin cambios sustanciales y empecinarse en que las cosas cambiarán genera alteraciones de la realidad que no se pueden gestionar ni gobernar.
  • Uno  de los saltos de fe que dice Javier Megías estaba identificado en el Plan de Negocio: el crecimiento de los distribuidores, si eso fallaba, se caía todo como un castillo de naipes y durante varios meses nadie asumimos ese error.

Afortunadamente ya estamos en disposición de liquidar el negocio y dedicarnos a otra cosa sin grandes perjuicios, además de estas enseñanzas generales tengo otras más personales que son las que de verdad han calado y que condicionarán planteamientos futuros más que las aquí he expuesto…pero ésas las desvelaré acompañado de una copa de buen Rioja ;).

El mejor trabajo del mundo: facilitar y guiar…

“Todo comienzo tiene su encanto.”

Johann Wolfgang Goethe – Dramaturgo alemán

Tengo, he tenido y espero tener la suerte de participar en el inicio de muchos proyectos – propios y ajenos, como protagonista o como actor – a lo largo de los últimos 15 años he tenido la fortuna de ver como nacen, crecen o fracasan algunas iniciativas y siempre me ha cautivado y llamado la atención la energía que se canaliza en los momentos (días) previos al lanzamiento, esa sensación de que culminan los esfuerzos, deseos y anhelos de todos los integrantes y cristalizan en una propuesta al mercado.

Son tiempos inciertos, tiempos que exigen a los valientes que hagan foco en acertar con la proposición de valor que hacen, momentos que invitan a que los previos sean más certeros porque el error acecha y las variables del entorno, que nunca están en nuestra mano por más que nos empeñemos, son traicioneras.

Cuando veo que se pone el acento en pensar qué quieres aportar, conocer qué piensa tu cliente y destinas todo tus esfuerzos a hacérselo fácil, sabes que se está por el buen camino…no es garantía de éxito pero sí de que estás poniendo las bases que cimienten el edificio empresarial que sostenga ese proyecto.

El acompañar a estos proyectos hace que vivas muy intensamente esos momentos iniciales, que compartas con vehemencia sus mismos desvelos y eso es una fortuna el que te hagan partícipe de esas situaciones.

Hace pocos días y semanas han visto a la luz varias de estas iniciativas y, si los primeros resultados predicen su comportamiento futuro, parece que vienen acompañados de buenos augurios. Además en la manera en la que nos gusta, con un discreto segundo plano, el protagonista es el cliente.

En todos ellos, nuestra participación ha sido transversal, ir más allá del plan de negocio y de las frías cifras que, aunque imprescindibles y guía del negocio, siempre se construyen y se sostienen con más buena intención que certeza, y aportar conocimiento y expertise en que las ideas generadas se organicen en procesos que sirvan para seducir al cliente y convencerle de que el producto/servicio es el mejor disponible y ese es un gran trabajo que nos enriquece profesional y personalmente. En los momentos iniciales hay que tener una visión holística del proyecto, centrarse en una parcela y no ver su interacción con el resto de áreas es tener miopía empresarial, todas son claves para el producto final y deben considerarse como un todo.

El ser facilitadores de este desarrollo y validar premisas de negocio es una tarea que en ocasiones se descuida y hace que se ponga foco en cuestiones con más visibilidad pero que no tienen impacto directo en la cuenta de resultados, lo que habitualmente se resume en:

“los árboles no nos dejan ver cómo es todo el bosque”.

Si queremos ser encontrados, elegidos, recordados y recomendados debemos poner todos los recursos en conseguir que desde inicio hasta el fin de la experiencia del cliente superemos sus expectativas más ambiciosas y no nos perdamos en un vistoso recurso que aporta más bien poco a la fría cuenta de resultados que dirige nuestro negocio, de ahí que debamos ser pragmáticos y no perdernos en florituras desde el momento cero.

Soy partidario de una vuelta a los básicos en la que se analicen los procesos de negocio, se revise la puesta en escena, que de una acción ocurrente o un nombre creativo que brinde un resultado cortoplacista y que tenga un recorrido, y en esa revisión aprovechar para aplicar todas las novedades, herramientas o innovaciones que ahora están a nuestro alcance.

Selección natural…o artificial

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir.”

Johann Kaspar Lavater – Filósofo suizo.

Tenemos facilidad para olvidar los porqués…las explicaciones que justifican la manera en la que hacemos determinadas cosas, las razones y los argumentos que sostienen las acciones que emprendemos y las decisiones que tomamos. Una promesa de un potencial cliente, una operación que ha ido bien y sobre esa base construimos todo un plan de negocio. La mayoría de las veces no reflexionamos lo suficiente, no nos tomamos un tiempo para una pausa y para el análisis sereno de las diferentes opciones que se abren ante nosotros.

La inmediatez de la respuesta, el frenesí de la necesidad por conseguir resultados evitan que seamos analíticos y descuidemos muchos factores que no consideremos a la hora de tomar una decisión.

Ahora bien, enseguida se distinguen las organizaciones que se toman ese momento de atemperar ánimos de aquellas que sólo pretenden ganar tiempo y que la solución a ese planteamiento les venga dada. Unos son protagonistas de su destino y definen su realidad, mientras que otros viven al albur de los designios del entorno.

Últimamente estoy recorriendo más empresas de las habituales y veo como las que son las que definen sus movimientos han sufrido en menor medida el peso de la situación económica general, no han sido llevadas por las mareas generadas por otros, sino que han conseguido trazar su propio rumbo. Recientemente he vivido varios casos:

  • En uno la empresa apostó hace varios años por el mercado internacional y a fuerza de sostener esa apuesta con las utilidades generadas en el mercado local (España) se ha hecho un hueco y en estos momentos su ha invertido la proporción de sus ventas asegurando, no sólo la continuidad del proyecto, sino la estabilidad del mercado natural que paulatinamente ha visto mermar sus ingresos.
  • En otro la apuesta de la empresa fue por el comercio electrónico y un producto industrial consigue actualmente el 80% de sus leads a través de las redes, con un esfuerzo ímprobo en posicionamiento, SEO, SEM, pero con una total ruptura de paradigma de un producto industrial, destinado a un comprador profesional y muy técnico transformando la dinámica habitual del sector y gozando de una vía de captación de nuevos clientes importante.

En los dos casos, su forma de trabajo es similar, han incorporado nuestra ayuda para mejorar (algo que ya está bien diseñado) y conseguir optimizar parcelas que, por el importante y no planificado crecimiento que han vivido quizá forme parte de su manera de hacer empresa, pero la decisión ha sido rápida poco centrada en los flecos y más en la importancia de la colaboración, recuerdo en ambos casos como han reconocido sus carencias y en qué debía hacer foco la colaboración.

También he visto empresas que, parapetadas tras una falsa seguridad de mercados consolidados, han iniciado una serie de circunloquios alrededor de sus necesidades, procesos, personas, pero sin concretar y centrar el siguiente paso, empresas con las que llevamos más de 3 meses aportándole documentación, definiendo posibles vías de colaboración. Si no sabes dónde te duele, de poco te puedo ayudar.

Las empresas exitosas con las que entro en contacto se caracterizan por apostar decididamente por algo que tiene reflejo inmediato en su cuenta de resultados (inicialmente en los gastos o ingresos) pero más allá de eso, el principal rasgo que las identifica es la determinación sobre las decisiones, sin quiebros, sin tartamudeos y ahora mismo se agradece esa voluntad y definición, ya que evita que, sin empezar a generar resultados, lleves meses alrededor de un tema que no arranca y que hace que despliegues y pierdas energías en el previo, no en el “mientras tanto”, afortunadamente cada vez la selección previa de aquellos proyectos en los que participamos garantiza el destinar recursos y energías bien canalizadas, nos llevó algún tiempo tomar la decisión pero ahora hay “oportunidades” a las que se dice que no.

Ya está bien…a trabajar!

“En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.”

Khalil Gibran – Artista libanés

Señores esto es un erial, entre medidas desafortunadas, noticias tétricas, aborregamiento deportivo (Eurocopa, Juegos Olímpicos, Tour, Vuelta…) creo que estamos a por uvas, narcotizados con el deporte, el nuevo “opio del pueblo”. Ya es hora de ponerse el buzo, remangarse y bajar a picar piedra, vale ya de tanta demagogia barata, seguidismo intelectual y buenismo. Necesitamos un cambio y, si pensamos que los que gobiernan nos lo va a dar, me temo que vamos muy desencaminados.

El foco de los que se dedican a la cosa pública en está en otras esferas, su panorama es diferente al nuestro y realmente no son los causantes de lo que ahora vivimos, tenemos lo que nos merecemos. Veo con tristeza como gente que jamás se ha ganado la vida con el sudor de su frente dirige y gestiona presupuestos que no sólo les quedan grandes, sino que exceden a su capacidad de comprensión al no saber el coste (que no valor) de las cosas que administran. Pero insisto, es lo que nos hemos ganado…a pulso.

Ahora podemos mirar a un lado y achacar la culpa a los bancos y ese irrefrenable deseo capitalista de crecer por crecer, de consumir sin medida…¿pero, quién estaba detrás de ese consumo? ¿quién deseaba poder hacer dinero fácil comprando algo en construcción y luego “darle un pase” antes de escriturar para ganar varias decenas de miles de euros en la operación? Señores a este juego hemos jugado todos, así que ahora no nos vamos a ir de rositas y cargar tintas contra los malos prefabricados que medios y partidos nos muestran intencionadamente. Recuerdo una conversación con un alemán, en el año 2006, que me decía que los españoles estábamos locos, que un alemán no se compraba un piso hasta que no tenía mínimo el 75% del capital necesario ahorrado, por eso preferían el alquiler, cuestión filosófica.

Términos que no han formado parte de nuestro día a día: primas de riesgo, calificaciones, deuda, rating…con nuestra escasa cultura económica, que no nos ha interesado jamás incrementar, porque hablar de dinero y deuda debe ser algo sucio según lo entendemos…

Medidas que van a fulminar el consumo y a matar el escaso capital que circula en manos de los españoles que, atemorizados al compás de los últimos titulares periodísticos sobre la brutal subida del IVA se agolpaban el viernes en las gasolineras como si no hubiera un mañana,…y el problema es que: ¿lo hay?¿tenemos salida?…sin paños calientes, sin parches, sin ambages. Creo que SÍ.

Ahora bien, el esfuerzo que vamos a tener que hacer va a ser supino porque a los españoles creo que se nos da muy mal el esforzarnos, somos más procrastinadores nos pone más el retrasar las cosas y generar barbas postizas (término comercial) para no centrarnos en la tarea. Pero si nos dejamos de zarandajas de esta saldremos fortalecidos, mi abuelo pasó una guerra y una postguerra y varias crisis del petróleo y de la construcción…y falleció feliz, pero trabajó mucho y duro (cantidad y calidad).

Todavía quedan muchos ajustes, sobre todo de márgenes ficticios, me hace gracia la subida del IVA porque creo que en una gran medida, además de lastrar el consumo, va a servir más para ajustar márgenes desproporcionados de algunas empresas, esas que ahora nos venden que no incrementan sus precios finales porque asumen una parte del IVA, agradezco el esfuerzo pero, si tienen bien calculados sus márgenes, verán reducido su Margen Bruto (según el sector) entre 8 y 5 puntos y eso es un buen mordisco gracias por contribuir a la inflación durante este tiempo.

De momento he decidido no lamerme las heridas y ponerme manos a la obra, última vez que diré que mal están las cosas y sobre todo miraré más al exterior, más allá de España, que es donde realmente han encontrado la fórmula: TRABAJO, ESFUERZO Y MOTIVACIÓN.

PD: Por favor señores políticos…No toquen (casi mejor lo dejan como está)

Gestionar el cambio…

“Nadie puede ser esclavo de su identidad: cuando surge una posibilidad de cambio, hay que cambiar.”

Elliot Gould – Actor estadounidense

Recuerdo que durante muchos años cuando hacía un plan estratégico o un plan de marketing uno de los apartados al que menos atención prestaba podría ser el macro-entorno, incluso en sectores intervenidos como el farmacéutico los movimientos en este ámbito (legislativos fundamentalmente) tenían una repercusión en el medio plazo, rara vez en el corto plazo. El detalle macro de la economía era favorable y positivo, sin embargo de un tiempo a esta parte el calado cada vez mayor de las cifras macro altera notablemente el que podamos establecer un escenario de trabajo, independientemente de si es favorable o negativo, cada vez aparecen índices nuevos, parámetros que eran desconocidos y que no tenían una incidencia directa sobre el devenir previsional de la empresa, ahora bien, ahora que todo el mundo es especialista en economía y que los medios se han interesado por aportar su granito de ignorancia y caldear el ambiente tienen un impacto que hace difícil calibrar en un plan la sostenibilidad de la hipótesis de trabajo.

Además de lo anterior, se da la circunstancia de que el actual Gobierno no está manejando adecuadamente la situación (al menos en lo que a comunicación se refiere) y genera unas dudas importantes sobre la solvencia de sus planteamientos.
Una de las cuestiones en las que suelo poner el acento, cuando me enfrento a gestionar un cambio en cualquier organización, es tratar de aplicar una estrategia de ataque según el método de los 8 pasos definido en su momento por John P. Kotter que tan buenos resultados me ha proporcionado en anteriores desarrollos.
Si, el estratega que hay detrás de la comunicación, se hubiera leido este libro en lugar de El príncipe de Maquiavelo (con el que nos dosifica el veneno letal de las píldoras informativas que generan) quizá estaríamos hablando de otro escenario y de un ánimo diferente en términos generales.
El modelo de Kotter plantea 8 fases que deben gestionarse adecuadamente en una organización que desee interiorizar un cambio, aplicado al desaguisado comunicacional de la política económica de este Gobierno sería:
1. Generar una sensación de urgencia: hace meses se nos tenía que haber dicho cuál era la situación real, creo que no era necesario que lo refrendara un externo que la situación es crítica y aquí se ha perdido una enorme oportunidad. En esa urgencia nuestro presidente debería haber salido al frente y trasladar un contundente mensaje de: “vamos a poner todo a trabajar en este sentido” lo hizo Churchill como hombre de estado frente a la amenaza nazi y otros líderes…
2. Organizar una fuerte coalición directiva: Esto merece un pacto entre los principales partidos del gobierno me da igual el color, la orientación,…señores: unos nos han metido en este “marrón” y ahora no pueden hacerse los despistados, y aparcar diferencias que nos jugamos bastante.
3. Generar una visión para focalizar el cambio deseado: Comunicación, está claro que a España lo que nos une es más que lo nos separa, estamos sensibles y con ganas de hacer un Fuenteovejuna, pero con una buena alianza, una visión potente que nos represente el futuro en el que queremos estar, sin niñas de Rajoy ni historias, algo concreto y certero, nos pondría a todos a la tarea.
4. Comunicar la visión: Todas las cadenas a disposición para en lugar de que salga los programas que aborregan audiencias, salga el equipo de gobierno explicando qué va a hacer, por qué y cuándo…como el mensaje del Rey, pero en lugar de hacer la gracia tomarse en serio la bonita historia.
5. Facilitar que otros pongan en práctica esa visión: aquí si que toca hacer medidas y cada vez tengo más claro que pasa por hacer que las decisiones lleguen directas sin intermediarios, aquí las comunidades y delegados deben perder autonomía para que cumpla y respete lo diseñado.
6. Planificar la obtención de éxitos en el corto plazo: una de las cosas que más me está llamando la atención es que no se ha marcado un hito, una simple reducción, congelación arbitraria…¿por qué una paga extra a los funcionarios (mal elegido hasta el recorte)? ¿por qué no dos?…no hay una explicación clara, ¿por qué un 21% del IVA?… me gustaría, exijo que se ponga una meta a corto, un pequeño éxito que nos diga que estamos aprobando la reválida.
7. Consolidar las mejoras y producir más cambios: A medida que se produzcan ir asentando esos cambios, de nada sirve que a los primeros brotes verdes o primeras muestras de recuperación caigamos en la autocomplacencia y en regodearnos de lo bien que lo hacemos (los españoles somos muy campeones en esto también)
8. Institucionalizar nuevos métodos: Cambiar el modelo y evitar cometer los mismos errores que nos han llevado hasta aquí.
Se que todo lo anterior sobre el papel parece que se sostiene, puede sonar un brindis al sol, pero creo que necesitamos que se nos aporte seguridad, ya no confianza (esto se gana y se otorga) en que estamos en buenas manos…hasta la fecha no es lo que hemos recibido, de ahí la insatisfacción y el grado de enervamiento de los ciudadanos.
Dejo una presentación en la que aparece algo sobre gestionar el cambio.

Cooperación entre empresas 20100629

View more presentations from TSMGO

Cooperación entre empresas 20100629

View more presentations from TSMGO