Parar para tomar impulso…

1x1.trans - Parar para tomar impulso... - trabajo equipo, proyecto, jefes, experiencia, documentos, creatividad, cooperación, concepto, colaboración, aprendizaje

“No se puede enseñar nada a un hombre; sólo se le puede ayudar a descubrirlo en su interior.”

Galileo Galilei – Científico renacentista italiano

Llevo unos días desconectado del mundo, he preferido parar para ver hacia dónde encaminar los siguientes pasos, hacer un inventario de los recursos con los que cuento y sobre todo reflexionar sobre lo que han sido estos meses de emprendimiento.

Recuerdo que mi primer CEO nos entregó a todo el equipo directivo un documento en el que nos daba unas indicaciones y pistas a seguir para gestionar mejor el tiempo. Todavía conservo ese dossier compuesto de 12 páginas en las que nos invitaba a cuestionar, a meditar y sobre todo a reflexionar sobre las acciones a abordar, parece fácil pero cuando te encierras con una libreta, un boli y tus desvelos el ejercicio es de todo menos sencillo. Voy a resumir alguna de las orientaciones del dichoso documento:

Comenzaba con un sistema de organización de reuniones, de tal forma que sabíamos que el primer lunes de mes correspondía a una reunión sobre la evolución de las acciones comerciales en marcha, el miércoles teníamos una reunión interdepartamental en los que las principales áreas implicadas en el día a día (comercial, producción y administración) limábamos asperezas sobre un asunto concreto…gracias a este método las reuniones eran eficaces, preparadas y el resultado muy enriquecedor.

Seguía el documento con lecturas recomendadas, frases para reflexionar y autores de referencia e interesantes para poder absorber e incorporar a nuestra “mochila de conocimientos” sus pensamientos e ideas, la filosofía era estar en permanente asimilación de conceptos fueran o no de nuestro sector.

Por último recuerdo que había una parte del dossier que comenzaba: “y si me lo permiten…” aquí había unas recomendaciones que son las que más han conseguido influir en mi organización del tiempo:

  • Prohibido viajar los viernes (salvo que fuera imprescindible), habitualmente teníamos muchos desplazamientos entre la sede central en Madrid y las diferentes Bodegas (Rioja y Ribera) y su instrucción era clara…en la medida de lo posible evitar los viajes ese día, esta premisa estaba basada en la falta de eficacia al querer todos acabar la semana y el potencial riesgo que se asumía…
  • Prohibido reunirse con proveedores los viernes y obligatorio reunirse con los colaboradores (salvo que fuera imprescindible) la razón era similar a la anterior, pero enfocada al proveedor, evitamos que asuma riesgos y cuando hay prisa por terminar las cosas no se acaban de hacer del todo bien.
  • Repasar los objetivos, esta frase estaba en negrita, nos invitaba a dedicar este día a revisar los objetivos del departamento y definir próximos pasos, acababa con esta genial frase:

“…qué puedo hacer yo o mi equipo de manera diferente para cumplir los objetivos”

  • Por último, se institucionalizaba el “casual day” y el “café de ventas”, ese día la manera de vestirse más informal se completaba con una reunión de pie frente a la máquina de café de todos los responsables comerciales en la que comentábamos de manera relajada las diferentes cuestiones a las que nos habíamos enfrentado y que queríamos compartir para que nos sirviera de experiencia, ese era el mejor momento del viernes en un ambiente de total confianza el enriquecimiento de experiencias era brutal…evidentemente este café de ventas evolucionó a un vino de ventas…cosas de riojanos.

Bueno pues esto he hecho estos días, aislarme, reflexionar, pensar y definir, de momento tengo un documento de varias páginas que tratar de ordenar y poner en marcha…VOLVEMOS A LA CARGA!

PS: La frase de Galileo me la envió el CEO el día de mi despedida de esa empresa 🙂

Tags , , , , , , , , ,

COMMENTS (2)

  1. Diego
    17 abril, 2010 Reply

    De los mejores post que te has marcado, amigo. Me ha parecido muy enriquecedor, y “chapo” para tu primer CEO. Todo un líder.
    Coincido totalmente en la necesidad de frenar, desconectar y “desintoxicar” las neuronas. Yo estoy precisamente en los prolegómenos de una etapa similar.
    Sienta bien alejarse, sentarse y limitarse a observar desde la distancia en qué se ha convertido esa lluvia de ideas inicial, cómo se han canalizado y hacia dónde han desembocado… Una vez que se entra de lleno en la “vorágine” empresarial o emprendedora, se suelen viciar o desvirtuar algunos proyectos, por lo que siempre viene bien parar para una “puesta a punto” y engrasar de nuevo la maquinaria.
    Gran aportación.

    1. TSMGO RM
      23 abril, 2010 Reply

      Cuando tienes suerte y te cruzas en esta vida con personas que te aportan, te enriquecen y te sirven de guía es evidente que todo es más sencillo, fácil e instructivo…estos días de parada me han servido para darme cuenta de muchas cosas, ahora a por ellas!!

LEAVE A COMMENT