Mitos sobre financiación de proyectos

«El capital no es un mal en sí mismo, el mal radica en su mal uso.»

Mahatma Gandhi – Político indio

Hace unos días asistí al Congreso Internacional de Tecnologías Emergentes para Pymes y Emprendedores y fui testigo de cómo existen todavía mitos alrededor del emprendimiento y lo que en el ámbito comercial se llama «barbas postizas» que en realidad no son más que excusas que utilizamos para no hacer lo que toca y refugiarnos en nuestro círculo de confort. No entraré en el detalle del Congreso pero sí en la situación.

Como caso práctico se presentó la experiencia piloto Go To Silicon Valley por parte de Samantha y Alejandro, el resumen es un concurso itinerante en 10 ciudades para proyectos/emprendedores/startups que se premiará con un viaje a Silicon Valley de una semana con todos los gastos pagados, la dinámica es sencilla, durante un fin de semana los participantes reciben formación y aceleración para sus ideas. Uno de los asistentes planteó a Samantha una consulta sobre financiación y lo difícil que es acceder y lo complicado de lanzar una idea sin recursos…

La respuesta fue sencillamente genial: ¿si tú no arriesgas e inviertes en tu proyecto por qué esperas que otro lo haga? Efectivamente, vemos en la prensa como tal o cual start-up ha «levantado» (utilizando argot) 100.000/200.000/500.000 € (aquí puede ponerse la cifra que se quiera) y que además ha sido acelerada por XXX que le ha dotado por recursos de…pero si antes el equipo promotor no ha dedicado recursos es muy difícil que haya llamado la atención del inversor y que además confíe en las posibilidades del proyecto, si sigues trabajando por cuenta ajena y no apuestas por tu idea…¿pretendes que otro lo haga?, es vital ser congruente.

Comentaba hace también unos días con el representante de un grupo inversor que los proyectos le llegan desarmados, sin preparara y simplemente apuntando una idea como pilar de la Start-Up, quizá las noticias que nos rodean estén simplificando el proceso y sea todo mucho más sencillo, pero cuando comienza a analizar la viabilidad, continuidad y escalabilidad del proyecto afloran muchas parcelas sin armar, algo tan sencillo como un pacto de socios, lastra la consecución de la financiación para el equipo promotor. Es algo que me llamó la atención en mi reciente viaje a Israel, aquí el apartado legal, apenas se circunscribe a la redacción de los estatutos para las escrituras, mientras que allí se considera desde el primer momento como manera de regular las relaciones entre los diferentes socios (capitalistas y promotores) salidas (dichoso exit), flujos…todo, aquí sólo el hecho de plantear una aproximación pone en peligro el que la inversión se pueda realizar.

También me comentaba que un asesor (fiscal, administrativo…) dificilmente arma un proyecto tal y como lo necesitan para estudiarlo y que el trámite y proceso de valoración se dilata cuando es algo que, con una información coherente, correcta y clara, aceleraría notablemente la entrada de capital. Quizá el aporte de los asesores de cumplida respuesta a trámites, permisos y licencias pero eso para un inversor no tiene sentido, por eso es necesario hacer un ejercicio de auto-reflexión para valorar si seremos capaces de dar entrada a terceros en el proyecto, si estamos dispuestos a ser revisados y auditados y el rol a desempeñar. Si estas preguntas están sin contestar…es mejor no avanzar.

Por cierto: si tienes interés en saber si tu idea y proyecto puede ser «invertible» ¿por qué no hablamos?

#StartUpTrip (y 5)

«La curiosidad intelectual es la negación de todos los dogmas y la fuerza motriz del libre examen.»

Giuseppe Ingegnieri – Filósofo italiano

Termina ya esta serie de 5 capítulos dedicada a mi viaje a Tel-Aviv, acaba aquí pero, por próximos acontecimientos, me temo que tendrá continuidad ya que ha alterado notablemente el curso de los hechos.

Me gustaría también en esta última entrada hacer referencia a algo que me llamó la atención y que ha tenido una incidencia personal importante en mi enfoque. Además la semana pasada recibí la visita de un contacto de allí y pude verificar y volver a tener feedback de su manera de enfrentarse a los acontecimientos:

El israelí vive la vida al 120%, disfruta cada momento, quizá la sensación de provisionalidad, la baja seguridad con su entorno o la escasez hace que aprovechen cada soplo de aire para disfrutar la vida de una manera plena, son intensos, expansivos…quizá de una manera que asusta.

Viven con energía cada momento, bullen, las calles están llenas de actividad de movimiento, a todas horas, se apasionan con todo y conocen en profundidad temas que para otros nos resultarían irrelevantes o secundarios gracias a su curiosidad, todo lo preguntan, todo lo discuten, además formulando la frase apropiada para, con la precisión de un bisturí, llegar al fondo de la cuestión con una capacidad elevada de detectar el desajuste en el argumento y el fallo en el planteamiento.

Escasamente planificadores, todo improvisación, los planes no van con ellos, se dejan llevar, la situación marca el ritmo y eso les da una capacidad de adaptación a los acontecimientos mayores, si todo es previsible y no hay incertidumbre se convierte en una sucesión de procesos prefijados, con ellos la sorpresa está encima de la mensa de manera recurrente.

Sorprende que alguien venga a Europa a pasar Nochevieja y unos días después esté recorriendo Amsterdam, Madrid, Barcelona, simplemente porque le apetece, que vaya, casi como un mochilero, cubriendo etapas en su itinerario sin más información previa que la que su teléfono y contactos locales le van dando, para alguien que le gusta la planificación es realmente surrealista el tomar una decisión así.

En eso son valientes, quizá la confianza en que el mundo es un pequeño patio en el que jugar y la dimensión que tienen las cosas para ellos facilita esta necesidad de no atarse y de descubrir mundos, culturas y vivencias.

 

#StartUpTrip (4)

«La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos.»

Francisco de Goya – Pintor español

Un mes después de mi viaje a Israel, todavía las emociones y el impacto de este periplo resuenan con fuerza. La trascendencia y el alcance del Startup-Trip va a superar cualquier previsión inicial, es pronto para hablar sobre los planteamientos que ha desencadenado y las decisiones que llevan aparejadas, pero cuando ves con claridad los siguientes pasos y como todas las piezas encajan lo único que puedes hacer es alinear todo para que se transforme en una realidad.

Tampoco creo que sea casualidad que se crucen en tu vida personas, acontecimientos, oportunidades en una ventana temporal tan corta como la que se ha abierto desde hace un mes, pero ahora sólo queda concretar todo en una propuesta de valor atractiva, de momento el mecano no tiene forma de Frankenstein.

De momento voy a poner en práctica alguna de las enseñanzas del viaje:

  • Foco: Centrarme, encontrar el punto sobre el que pivota todo lo que desarrollo, aislarme de interrupciones externas, en especial de situaciones que provocan desasosiego y no aportan ni negocio y desarrollo. En este sentido, recuerdo una reunión con un directivo de una gran multinacional en Tel-Aviv que estuvo prácticamente absorto pero cordial hasta que vio una oportunidad que afectaba directamente a su negocio, ahí despertó y puso todo de su parte.
  • Audacia: Dar vueltas en torno a algo no genera más que distracción, en ocasiones las formas entorpecen la consecución de los objetivos y dificultan los resultados, si quieres algo…a por ello, hace unos días tuve la ocasión dorada de involucrarme en un gran proyecto y fui a por ello…resultado: I´m in. Todas las personas con las que estuvimos planteaban las cosas frontalmente, sin ambages, algo no entienden lo preguntan, algo no cuadra lo consultan, sin paños calientes, necesito esta información. La palabra hebrea chutzpah, que podría traducirse por frescura, insolencia, descaro es la perfecta esencia de lo que me refiero.
  • Concepto, fuera artificios: Fuera grasa, todo lo que no aporta sobra, quizá colisione con lo que habitualmente se supone que es mi negocio: Marketing, Branding…pero creo que la clave está en hacerlo más potente, reforzarlo, pero no añadirle cosas innecesariamente, los conceptos “en crudo” funcionan así que para que añadirle, mejor quitar. En general en Israel son parcos en los aspectos estéticos, prestan poca atención a la manifestación externa de las cosas, mientras que el concepto sea potente…¿para qué vestirlo? Ya lo harán otros.

Ahora a seguir puliendo y definiendo los próximos cambios, de los que os tendré bien, bien al corriente.

#StartUpTrip (3)

«Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.»

Plutarco – Historiador griego

Hace unos días, por sugerencia de un amigo, estuve viendo Éxodo de Otto Preminger con Paul Newman como principal actor, la película se centra en relatar la huida de Chipre y en los acontecimientos posteriores que dieron lugar al estado de Israel, a lo largo del metraje, además de construir unos personajes sólidos, queda de manifiesto el germen de muchas de las cuestiones que influyen en lo que hoy conocemos como la Startup Nation.

Creo que no es muy políticamente correcto dedicar una de las entradas al impacto que tiene el ejército, la guerra y la confrontación en el desarrollo de Israel y en cómo vertebra a todo el país, pero me parece que sin ésta explicación no se entendería gran parte del éxito emprendedor en esta nación.

Lo habitual en Israel es que los jóvenes cuando terminan su formación escolar básica, dediquen 3 (hombres) o 2 (mujeres) años de su vida a prestar servicio en el ejército, la constante actividad militar en sus fronteras y el entorno hostil hacen que la personalidad de los jóvenes se forje para asumir retos, el liderazgo en las tareas y la asunción de riesgos y decisiones de vida o muerte, al final todas estas “habilidades” son extrapolables y aplicables en el mundo de los negocios. Me gustaría hacer un matiz: no estoy justificando, ni defendiendo la creación de un cuerpo militar, simplemente tratando de describir una realidad que, incluso en el año de rodaje de Éxodo (1960), quedaba patente en el film cuando se organizan y defienden en el Kibbutz Dan Gadna.

Si algo me ha llamado la atención es el elevado grado de madurez y seguridad que tienen, que en gran medida lo atribuyo a que, cuando terminan con 21 años su servicio militar, éste aprendizaje les proporciona una ventaja muy útil sobre todo para emprender:

  • Liderazgo: Capacidad de mover masas y organizar grupos para el logro de una meta u objetivo.
  • Audacia: Asumir riesgos, controlando el impacto y las variables a considerar.
  • Confianza: Seguridad en su proyecto, no esperar a que la oportunidad venga.
  • Responsabilidad: Utiliza su poder en beneficio de todos y sabe asumir las consecuencias de sus actos.
  • Pasión: Aferrarse a los anhelos, incluso hasta llegar a la terquedad.
  • Solidaridad: Velar por los intereses del grupo; no ser egoísta.

Hay más aportes de su paso por las FDI pero los principales y que tienen su reflejo en el mundo del emprendimiento de manera más directa creo que son los anteriores.

Es un hecho que en los encuentros que hemos tenido allí con personas de entre 21-27 años el grado de madurez, la visión y el enfoque de los diferentes temas es, comparativamente con nuestro entorno más inmediato, completamente abismal y eso determina su grado de éxito.

Si añadimos a estos mimbres la especial circunstancia de que existe un ejército de reservistas que, en términos generales, obligatoriamente un mes al año tienen que reincorporarse, y compartir de nuevo experiencias, independientemente del estatus social que ahora ocupen, el resultado es una fuerte cohesión. Taxistas mezclados con emprendedores, como nos contaban un fontanero liderando un pelotón en el que estaban políticos o directivos…cuando esto sucede la conexión entre ellos es muy potente.

Por último, conceden mucha importancia a la formación militar, el cuerpo por el que se haya pasado y el servicio que se ha prestado, incluso más que el aprendizaje universitario, si en un curriculum aparece alguna de las unidades de élite del ejército, como por ejemplo la 8200, la valoración social y empresarial se incrementa significativamente.

Posiblemente, desde nuestra perspectiva de un país que no está en guerra, lo más inmediato sea rechazar esta organización social pero de cara al mundo de los negocios y del emprendimiento constituye un pilar importante en la construcción de los valores del emprendedor o empresario que no podemos obviar.

 

 

#StartUpTrip (2)

 

«Aquellas personas que no están dispuestas a pequeñas reformas, no estarán nunca en las filas de los hombres que apuestan a cambios trascendentales.»

Mahatma Gandhi – Político Indio

Si en el anterior post llamaba la atención sobre el escaso valor que tienen aspectos formales y estéticos para los israelíes, hay más cuestiones que nos diferencian: están muy enfocados.

No se pierden en circunloquios y conversaciones para crear clima favorable, son directos, claros y buscan rápidamente la manera de extraer un beneficio del encuentro, un resultado común.

El ejemplo más palpable que encontramos fue en una reunión en StarTau en la que en 20 minutos despachamos todos los temas haciendo un elevator pitch introductorio y luego planteando vías de colaboración con el departamento de desarrollo internacional. Fue un encuentro que nos puso de manifiesto las grandes diferencias y el enorme gap que hay con nuestro entorno más inmediato:

  • Bottom-up: la iniciativa parte desde abajo, en el caso concreto de StarTau son los estudiantes los que generaron esta división dedicada al emprendimiento y a fomentar la actitud emprendedora y se organizaron como una estructura orientada a este cometido, no fue una idea del rector o catedrático, sino algo que fue parido por los propios afectados.
  • Conectados: tienen relaciones con las empresas muy fluidas tanto para organizar encuentros, como para anticipar colaboraciones y los hacen muy partícipes de su día a día. También cuentan con enlaces en casi cualquier parte del mundo para estar en permanente vigilancia de tendencias.
  • Orientación internacional: son conscientes de que en un país de 7 millones de habitantes tienen que estar pensando en el exterior, su mercado natural es USA, pero Europa y más concretamente España (Sefarad) está muy ligado a sus orígenes y representa una buena manera de crecer.
  • Pocos prejuicios: aquí podría extenderme pero después de tener encuentros de colaboración con empresas de referencia a nivel internacional o prestigiosas escuelas de negocios, una región pequeña o una entidad local les puede resultar atractiva, independientemente de la dimensión, ubicación…el término masa crítica cobra una dimensión diferente.

Pero todo no iba a ser positivo: todas las emociones y embrionarias propuestas de colaboración que hemos traído de este viaje han venido acompañadas de mucha frustración al trasladar planteamientos a la organismos, instituciones y administración y ver como sus tiempos y plazos, lejos de ser dinámicos, están sumidos en una parálisis recurrente, un bucle interminable de ineficiencia y escasa visión, atascados en burocracia y la operativa del día a día que les impide levantar la vista y proyectar siguientes pasos más allá del Ebro…pero eso es otra historia, continuamos con el #startuptrip en próximas entregas.

#StartUpTrip (1)

«Un viaje es una nueva vida, con un nacimiento, un crecimiento y una muerte, que nos es ofrecida en el interior de la otra. Aprovechémoslo.»

Paul Morand – Diplomático francés

Después de dejar reposar y sedimentar el poso de la semana que he pasado descubriendo la cultura emprendedora del segundo ecosistema del mundo que favorece la creación de empresas y el florecimiento de Start-Ups. Han sido unos días en los que hemos ido de descubrimiento en descubrimiento y de sorpresa en sorpresa.

Mucho se ha escrito sobre las principales palancas que impulsan la realidad de Israel en estos ámbitos:

  • El ejército como eje que vertebra la innovación, creatividad y además cohesiona socialmente al país.
  • La escasez de materias primas en un entorno hostil y poco favorable que incita a investigar nuevas fórmulas y técnicas de avanzar en el sector primario.
  • El sentimiento de comunidad que enraíza con la doctrina judía y les lleva a la ayuda, la eliminación de jerarquías y castas.

Por encima de las razones genéricas, comparativamente he percibido una sociedad muy enfocada al resultado y, pese a ser mediterráneos, menos preocupados de las formalidades, apariencias y la estética y más por el fondo y el concepto.

¿cómo nos ven?

Tuvimos una reunión con Danny Gal – Cofundador de The Hub Tel Aviv –  que recientemente estuvo en Emtech Spain, conferencia organizada por el MIT y cuando le preguntamos qué sensaciones se había llevado de los jóvenes españoles nos contestó:

“Jóvenes con trajes y corbatas, con mucho respeto a la autoridad y excesiva burocracia”.

A lo largo de la conversación nos expuso que era un error el tratar de convertir a España en la próxima Silicon Valley, si somos buenos en algunas áreas, sigamos en ellas, hagamos lo que mejor se nos da:

“Focus on your success, si todos los chicos quieren ser el próximo Messi no el siguiente Zuckerberg aprovechad eso para innovar en los deportes por ejemplo”

Además de lo anterior, en mis notas tengo apuntado: el software por encima del hardware; El gran aprendizaje de la reunión. ¿qué quiere decir esto? De nada sirve el tener las mejores instalaciones, el mejor entorno físico de trabajo, el ambiente más favorable para la creación si no existe un apoyo constante y recurrente en conformar la personalidad y la actitud emprendedora, ésta es la gran lección de Danny, quizá el Hub de Tel Aviv no pueda competir en instalaciones pero en lo que si que está muy por encima de mi entorno más inmediato es en el manejo de las iniciativas que recurren a este coworking, el fomento de la personalidad, la tutoría del proyecto, el acompañamiento en el proceso de crecer como emprendedor y como profesional y ahí,  en este punto son muy superiores ya que consiguen que las ideas polinicen y el conocimiento se contagie.

Dejo una reflexión y una presentación de The Hub: ¿de qué sirve tener un fórmula uno si está en manos inexpertas?
[slideshare id=8666433&doc=hubtelavivprvardi-110722144232-phpapp02]

Star Up Trip

«El ingrediente crítico es bajar el trasero y hacer algo. Es tan simple como eso. Mucha gente tiene ideas, pero pocos son los que deciden hacer algo al respecto ahora. No mañana. No la próxima semana. Pero si hoy en día. El verdadero emprendedor es un hacedor, no un soñador»

Nolan Bushnell – americano fundador de Atari y E. Cheese ‘s Chuck

Si estás leyendo esta entrada es que habrá funcionado correctamente la programación del blog. Estoy de camino hacia Tel Aviv (Israel) quizá no sea el mejor momento para visitar este país, pero por un cúmulo de circunstancias toca. Ahora, visto en perspectiva, casi parece lógico que me haya lanzado a realizar este viaje pero hasta que los puntos se han conectado han sido varias las etapas que hemos quemado.

Éste es un viaje de descubrimiento, de inquietud, de volver a ser un niño en el que te sorprenda todo lo que veas, hace unos meses tuve la suerte de comenzar a leer Start Up Nation, una lectura sobre la cultura emprendedora de Israel, un país que, como recientemente publicaba Javier Megías en su blog, según el estudio Startup Ecosystem Report 2012, ocupa el 2º puesto detrás de Silicon Valley en fomento del emprendimiento.

Como bien aparece relatado en el libro, concurren varios factores que generan el caldo de cultivo ideal para que se encuentre en tan privilegiada posición, no voy a enumerarlos, son varios los resúmenes que podéis encontrar por las redes, simplemente quiero anticipar que voy dispuesto a experimentarlos en propia persona. Una moleskine nueva y una agenda llena de reuniones con Ventures Capital, aceleradoras, elevadores, la universidad, coworkings, emprendedores españoles y Startups son el equipaje que me acompaña y sobre todo la receptividad propia del viajero. De momento las sensaciones que voy teniendo en los contactos que he mantenido para cerrar encuentros han sido muy, muy positivas y ya era hora de encontrar algo de optimismo y oportunidades alrededor…os voy contando, eso sí antes tengo que dar las gracias a Javier y a Mateo.

Conectar los puntos…

«Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.»

Gilbert Keith Chesterton – Escritor británico

Seguro que a más de uno os viene a la cabeza el discurso de Steve Jobs en Stanford, en el momento en el que nos sugiere que, de una manera que racionalmente es complicado de explicar, los puntos se acabarán uniendo.
Eso mismo es lo que ahora creo que me está pasando, hechos aparentemente inconexos y que guardan poca relación entre sí hacen que, en un par de semanas, me encuentre embarcado en una de las más apasionantes situaciones que pudiera pensar.
Contactos fortuitos que te llevan a conocer personas, realidades y proyectos que amplifican la escala y abren el objetivo para darte una visión macro de la realidad. La concurrencia de situaciones personales que te empujan a dar un giro en tus planteamientos y a revisar qué estás haciendo con tu vida y lo más importante, hacia dónde quieres ir…
Parece un guión escrito por una fuerza superior, pero realmente es así como creo que lo estoy viviendo, conversaciones que irremediablemente conducen a una única visión de cómo debes enfocarte en los próximos meses o años.
Miras hacia atrás en el tiempo y una sucesión de hechos recientes alineados de una manera que no habías previsto pero que, inconscientemente has manejado, y articulado: El nombre de la empresa (TMSGO) que a una persona le recuerda a un momento concreto de su vida y entiende que debes estar conectado, una presentación informal, una comida con una conversación fluida, una lectura sin importancia, un familiar del que hace tiempo que no sabes mucho, un amigo al que le apetece un cambio, un conflicto que es el detonante de todo, introduces en la coctelera de la vida estos ingredientes los aderezas con algo de tiempo y lo dejas reposar un mes y descubres que todo fluye con una única intención.
Si todo lo previsto se cumple es probable que me encuentre ante el mayor cambio profesional al que me he visto obligado a dar respuesta y me apetece conectar los puntos…son sensaciones, nada empírico, todo es cuestión de piel, pero cuando alguien analítico como yo experimenta estas emociones…

Metis…ese extraño conocimiento

«Las sensaciones no son las únicas integrantes de la experiencia. Los pensamientos son tan experimentales como las sensaciones, y tan vitales para la experiencia.»

Samuel Alexander – Filósofo británico

En ocasiones me sorprendo del conocimiento innato o espontáneo que tienen algunos de los clientes con los que colaboro, quizá no le respalden un MBA de prestigio, ni siquiera en algunos casos una formación universitaria, pero la sabiduría y el conocimiento (el expertise que diríamos los redichos) que han adquirido a costa de vivencias que les ha proporcionado un bagaje empresarial que en pocos textos los he visto expuestos.

Existe la tendencia de que gran parte de nuestras decisiones están formadas por un constructo que automatiza la respuesta y actúa de manera intuitiva, aparentemente irreflexiva pero realmente es el resultado del un sumatorio de experiencias que, de manera inconsciente, tabulamos e integramos a la hora de determinar la opción elegida. Éste comportamiento me maravilla cada vez que lo veo, los griegos lo llamaban Metis (una diosa) y ese concepto ha trascendido hasta nuestros días. Cada vez que alguien me expone lo que ese razonamiento inconsciente le dicta a la hora de tomar una decisión me cautiva ese conocimiento artesano.

Que alguien me haga cambiar de opinión sobre alguno de los conceptos empresariales más sólidos que creía que tenía dice mucho de lo potente de los argumentos de la lógica que no te explican en los libros, ni en los cursos y hoy he mutado de opinión.

Lo bueno de ser permeable a las opiniones es que te sirven para conformar la tuya con más argumentos, cada vez me genera más rechazo el que habla desde la certeza y el púlpito de la teoría o de aquel que pontifica desde la práctica en “condiciones de laboratorio”.

Un homenaje a todos los que, con sentido común, nos arrancan un bocado de realidad.

Lo que un cliente se debe preguntar…

«La reflexión calmada y tranquila desenreda todos los nudos.»

Harold MacMillan – Político británico

Utilizo el reflexivo “se” porque creo que es necesario un ejercicio de reflexión antes de abordar la incorporación de una ayuda externa en la organización, esa muestra de madurez es un gran paso de cara a conseguir que el resultado sea satisfactorio.

Cuando una empresa recurre a un profesional para abordar un proyecto para que internamente no se tienen recursos, conocimiento o tiempo, no deben existir fisuras, ni dudas sobre la conveniencia y la participación debe ser transparente de total confianza, de lo contrario ante el mínimo contratiempo se quiebra ese vínculo y se pone en riesgo el trabajo.

Perfiles habituales que me he encontrado:

  • El cliente no sabe exactamente lo que quiere, suena sorprendente pero tiene una vaga idea de lo que tu puedes hacer y de las carencias genéricas que tiene; la primera parte de la tarea consiste en identificar la situación y tu aporte y hacérselo ver, esto ya de por si es un gran inconveniente porque dedicas recursos a definir y delimitar, no a resolver, además cuando muestras el escenario que dibuja el terreno de juego es asombroso el ver cómo…esto ya lo sabía y que asome la duda por el horizonte. Realmente te necesitan pero quizá buscan escapatorias porque aflorarán algunas carencias.
  • El “segurola”: difícilmente va a incorporar las mejoras o nuevos planteamientos que le realices, bien por capacidad, bien por comodidad o por…porque siempre se ha hecho así, ¿de verdad quieres implicarte en un proyecto que se va a quedar en un cajón? No por la visibilidad sino porque realmente lo necesitan y es una buena opción, casi es mejor no avanzar.
  • El que pide que le hagas el trabajo sucio, éste es especialmente ladino, no se atreve a realizar por sus medios los cambios que su empresa necesita y quiere que pongas negro sobre blanco sus ideas y seas el brazo ejecutor, el valor que aportas no es el vector conocimiento, experiencia o contactos, sino externalidad al entorno, al potencial microclima que ha creado en el que le cuesta tomar decisiones por el calado de éstas.

¿Qué hacer cuando te encuentras con estos mimbres? Lo mejor es dejar la pelota en el tejado del cliente redefiniendo el condicionado de la colaboración, cada vez es más frecuente que antes de comenzar a trabajar comience un intercambio de documentos con el cliente que me sirvan para definir y concretar más el proyecto y sobre todo para que sea consciente del alcance de la colaboración, ante la meditación sobre esas respuestas comienza a ver y sobre todo a tomar conciencia de qué es lo que vamos a tratar de hacer.

En otros casos, dejo que el tiempo amaine el ímpetu y en realidad sea una “fiebre” que lo único que promueva sea buscar el contraste con sus planteamientos y testar que va por buen camino.

El verdadero problema es cuando esa necesidad es cubierta por alguien que quizá no tenga en cuenta estas premisas y la voluntad de facturación nuble su criterio…pero esa es otra historia.