Incertidumbre no es Improvisación

“La vida es un aprendizaje de renunciamiento progresivo, de continua limitación de nuestras pretensiones, de nuestras esperanzas, de nuestra fuerza, de nuestra libertad.”

Henry F. Amiel – Filósofo Suizo

Quienes me rodean se están acostumbrando a que les hable de planteamientos sin “grasa”, cada vez estoy más convencido que destinamos mucho tiempo a definir, a planear y que en ese intervalo de tiempo perdemos la oportunidad y dejamos escapar el momento…increíble lo que estoy diciendo, si me oyera hace unos años me parecería imposible que salgan de mi teclado estos argumentos, pero lo bueno de evolucionar y el conocimiento del aprendizaje de participar en proyectos, propios y ajenos, pequeños éxitos, pequeños fracasos, son los que ahora me hacen ver la cuestión desde otra perspectiva.

Ahora bien, que hagamos todos los esfuerzos por salir al mercado y someter al contraste de nuestros clientes nuestra propuesta de valor no está reñido con que hagamos bien nuestro trabajo, que no dejemos lo más elemental a la improvisación pensando que no tiene impacto en el resultado, definamos bien nuestro Producto Mínimo Viable, no hagamos experimentos sin tener atado lo que aportamos.

Al principio la nebulosa de respuestas que no encontramos se irá poco a poco aclarando y la luz nos dará la pauta, tanto del segmento al que dirigirnos, partners con los que debemos contar, actividades a asegurar…todo es sensible de definirse, la confianza en que tienes los procesos en la recámara claros para que a medida que obtengas inputs y confirmaciones armes adecuadamente el producto es lo que marca la diferencia.

Un producto improvisado, que además das poco valor sobre lo que consigues, no transmites confianza y recurres a la improvisación sin un esquema previo, puede producir resultados desoladores, hace algunas semanas he podido ser testigo de cómo una buena idea, con un buen naming y una propuesta atractiva se ha encontrado con dificultades y ha tenido que ser suspendido, el empuje y el esfuerzo por lanzarlo no ha contrarrestado el que los mimbres y las bases sobre las que se sustentaba eran débiles. Lo positivo de todo es que el aprendizaje ha sido rápido, la pérdida controlada y las consecuencias no suponen un lastre excesivo, estas son unas de las principales ventajas de las metodologías ágiles el que tienes feedback inmediato y sabes como y hacia donde reconducir tus próximos pasos.

Quizá enfoquemos mal esta aventura y la tachemos de un sonoro fracaso, cuando lo mejor que podemos extraer es una comprensión del mercado y de qué aportarle y cómo hacerlo…algo muy español el hacer leña del árbol caído cuando realmente hay raíces para que fructifique.

GLOCAL…al final hay distancias

“La globalización está provocando un obsesivo afán de identidad, que va a provocar muchos enfrentamientos. Nuestras cabezas se mundializan, pero nuestros corazones se localizan”

José Antonio Marina – Filósofo español

En menos de 72 horas he oido 2 veces la palabra GLOCAL (Global-Local), la primera en la película Up in the air y la segunda en una reunión con el Director-Empresario de una compañía que factura el 50% en el mercado exterior en una reunión en la que definíamos la gama de producto nacional y la gama internacional.

La expresión GOCAL se refiere a plantear una estrategia Global y aplicar su adaptación al mercado Local considerando las peculiaridades, idiosincrasia y matices de ese mercado. Ahora que las tecnologías nos acercan, actuamos Globalmente, podemos tener una conferencia vía Skype con Portland mientras que vemos salir de nuestras instalaciones paquetes con destino a Bollullos Par del Condado, sin embargo pese a que los avances tecnológicos hayan eliminado las barreras en el sentido canal…siguen existiendo barreras intangibles que no consideramos o damos por superadas y aquí se comete un error fundamental de base en el planteamiento. De hecho, incluso en las ciudades utilizadas hay más diferencias con una persona del mismo país que con uno extranjero.

El ejemplo con el que ilustraba el Director-Empresario la situación: es que él no pide a una agencia de publicidad que le traduzca el anuncio o la campaña que ha elaborado para el mercado nacional al idioma del país de destino, sino que lo que quiere es que entienda el mercado y utilizando el conocimiento del área de referencia el anuncio esté pensado para ellos, incluso con el mensaje diferente y un código visual diferente si es necesario para que el target la interiorice.

La internacionalización – resumía- es algo más que conocer de primera mano los INCOTERMS y saber inglés, es dominar y conocer el mercado, sus peculiaridades y particularidades y resortes y utilizarlos, es algo más complejo que enviar un contenedor y negociar la carta de pago…requiere conocimiento y haber olisqueado por dónde se mueven las necesidades de los clientes.

Este argumento llevado al mundo del marketing y la comunicación refuerza el hecho de que existen barreras y distancias todavía en la manera de afrontar una campaña, un lanzamiento o el simple desembarco de una firma…si lo aplicamos al mundo 2.0 hace que apliquemos a un canal (Facebook, Twitter, Tuenti…) la misma frecuencia onda que venimos aplicando en otros medios y al final no estemos sintonizando y transmitiendo o comunicando adecuadamente el mensaje y no “enganchemos” a nuestros públicos (seguidores)…al final nuestra comunicación acaba siendo 1.0, puro broadcast plano, sin modular y en un código antiguo que genera desconfianza y rechazo.

Ahora que estoy observando cómo lo tradicional se adapta al nuevo medio de las redes sociales veo que todavía alguno no se ha enterado de qué pasa y construye un discurso emisor sin considerar al receptor y lo que es relevante para él….al final hay distancias