#Emperdedores…algunas aclaraciones

 

“No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje.”

Aristóteles – Filósofo griego

 

No quiero hacer demagogia barata, pero antes de que se emita el programa de esta tarde de Jordi Evolé me apetecía escribir esta entrada pendiente desde hace tiempo. Al margen de mis opiniones expresadas a lo largo de diferentes post sobre la “moda” del emprendimiento, críticas fáciles que se pueden hacer y lugares comunes hay algunas reflexiones que me atenazan desde hace tiempo, básicamente se pueden resumir en tres:

Edad
Crecimiento.
Método.

EDAD:
Lo cierto es que durante el fin de semana pasado pude compartir unas 20 horas encerrado en el Club de Marketing colaborando con la iniciativa Go To Silicon Valley como mentor. Al emprender se lo quiere asociar con la juventud, como si fuera terreno acotado y exclusivo de una franja de edad y ciertamente la capacidad de eliminar barreras que ha hecho de la red una de las ventajas propicia ese acercamiento y que la tecnología esté más a mano para determinadas generaciones que otras, parece que una persona de más de 40 años no tiene voluntad o iniciativas que poner en marcha y, más bien al contrario, se coartan esos impulsos promoviendo políticas económicas que incentivan (en realidad creo que discriminan) la edad y el sexo como variables de emprendimiento y quizá lo que desencadenan es que algunas propuestas no tengan madurez y se identifiquen como juegos y artificios… “pecados de juventud” como dije el fin de semana emprender no es un juego, que no nos vendan lo “molón” que es y lo divertido que nos lo vamos a pasar. Pero cuando ves como, desde entidades que pretenden dinamizar “la cosa empresarial”, se comunican con su potencial público objetivo ves que en realidad se persigue esa versión edulcorada y laxa de la realidad.

CRECIMIENTO:
Parece que este gobierno está empeñado en que el crecimiento de este país cargue sobre los hombros de los “emprendedores” una nueva clase social que impulsará el desarrollo económico de las próximas generaciones y sostendrá un estado del bienestar con una herida mortal y una sangría de derechos…pocas obligaciones, que requiere financiar. Pues bien, a esta falacia se une uno de los requisitos que cuando analizo un Proyecto, un Modelo de Negocio me llama la atención, uno de las premisas que se establecen para determinar la proyección de esa idea es la escalabilidad, bonito término que viene a decir algo así como: en el caso de que esto crezca, no será necesario que los recursos se dimensionen en la misma proporción, para eso hay tecnología, pues bien si esto se cumple no crearemos puestos de trabajo, o éstos no serán proporcionales, si bien habrá nuevas necesidades, pero un condicionante de cualquier proyecto actual es que si funciona no se requieran más medios…otra cosa es que lo que se esté promoviendo sea el autoempleo que es una forma encubierta de trabajo por cuenta ajena. Aunque si esa es la intención, tampoco se está haciendo bien, 6 meses de cotización “topada” para menores de 30 años, cuando quizá el lastre del paro está en otra franja. Quizá sería mejor el que se ampliara, qué es mejor: ¿pagar un subsidio por desempleo o dejar de percibir la cotización de una persona que comienza el negocio?.
MÉTODO:
Por último, no me resisto a decirlo, cuando comencé a trabajar en el año 1999 (después de varios veranos y periodos en los que minimizaba el impacto en la cuenta de resultados familiar) me di cuenta que la formación sirve más bien de poco, pero que además era necesario el conocimiento de herramientas de gestión, un conocimiento más amplio de la realidad de la empresa y del management, un MBA-Executive se convertía en algo más que necesario obligatorio, tanto para competir y acceder a mejores puestos como para aportar a la organización en la que estabas. Si esa formación era clave…¿ahora damos por hecho que no se necesita? No digo un MBA que está basado en premisas de trabajo que quizá no aplican (departamentos, jerarquías, responsabilidades, autoridad…) pero hay un conocimiento y un método que aplicar en nuestro día a día y para eso también hay que formarse y estar al corriente, parece que esto se olvida y nada más lejos de la realidad, pero un método contrastado, no improvisado, me cuesta creer que alguien que lanza una propuesta al mercado precaria piense que sólo por una buena idea va a conseguir lo que busca. Así que nuevos problemas implican nuevo conocimiento (Lean Start-Up, Business Model, Agile, Design Thinking…) y algunos parece que viven todavía con su tabla de multiplicar de hace 2 décadas.
Confío en que además de ver el demagógico programa esta tarde apunte algunas nuevas cuestiones además de hacer la risa fácil, aunque lo veo difícil, por lo abonado del terreno y la habilidad del Sr. Évole. Por cierto, seguro que quiénes más ladran son los que menos hacen por cambiar la situación.