Muerte por Powerpoint…

 

“Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.”

Voltaire – Escritor francés

Esta es una entrada ligera sobre algo que cada vez más me llama la atención. Si eres futbolista y tu trabajo consiste en meter goles, ensaya, corre, entrena, prepárate…de lo contrario te harás lento, no acertarás en el disparo y no verás gol (el resultado) estoy cansado de aguantar insufribles presentaciones contaminadas de datos, con ideas desordenadas, caóticas y con tonos monocordes y sin pasión.

No comprendo la razón por la que, si tu trabajo es transmitir conocimiento o una idea, no se hace el esfuerzo por ponerse en los zapatos de la audiencia y ser capaz de hacer llegar el mensaje de una manera diferente. Recientemente he vivido presentaciones en los que se ha puesto de manifiesto el mal de las 3 P´s (preparación, público, presentador):

  • Una total ausencia de una preparación previa, resultó muy evidente que no había entrenado la presentación ni en la forma (te puedes sorprender con una slide que no toca o un efecto que distrae) ni en el contenido (lío, confusión de ideas, conceptos mezclados o poco claros…)
  • Otra de las situaciones que he vivido: una presentación desbaratada por la audiencia, si desconoces el perfil de a quién vas a ofrecer tu conocimiento y no calibras adecuadamente su nivel sobre el tema que tu presentas te arriesgas a que den una auténtica lección de humildad y que tu planning te lo rompan (esto lo viví recientemente) poniendo tu destino en manos de un tercero. Abundar en lugares comunes, ejemplos sin preparar, sin datos o muy evidentes o conocidos hacen que tu posicionamiento como experto esté en duda.
  • Confianza excesiva en tu carisma: este si que es peligroso, confías tanto en tus capacidades como comunicador que piensas que a una mala vas a ser capaz de reconducir una mala presentación al introducir gracias personales, golpes de efecto de oratoria…típico de vendedores de humo aquí es cuando la audiencia puede se más cruel porque no se admite ni una sola idea como válida por el descrédito a la persona.

Estoy convencido de que hay negocio y posibilidades en explotar esta vía, cuántas empresas transmiten una imagen pobre de lo que son y lo que hacen porque, pese a tener una historia (Storytelling) detrás potente y poderosa no saben cómo transmitirla. Cada vez más las organizaciones se enfrentan a tener que presentar sus productos, servicios, nuevos planteamientos, inversiones ante clientes, proveedores (financieros esencialmente) o partners…con el riesgo que esto supone no sería más positivo dejar que haga esto un profesional no un “discursero” vacío sino alguien que se prepare en profundidad la exposición y la transmita de una manera visual, directa, clara y llamativa.

En esta presentación TED de Derek Sivers, vais a ver cómo resumir una idea y un concepto de una manera absolutamente genial:

Nuestra cultura no fomenta grandes oradores, ni se nos prepara para hacer un buen trabajo en estas áreas, sin embargo tenemos una oportunidad de trascender con el aprovechamiento de las herramientas que ahora hay sobre la mesa. ¿por qué no lo aprovechamos?…para un próximo post reservo el tema cultura país.

Tags , , , , , , , ,

COMMENTS (4)

  1. Diego
    14 Mayo, 2010 Reply

    He de reconocer que (quizás por estar ya “viciado” o “contaminado”) cuando asisto a una presentación en Powerpoint sufro de auténtico pavor.
    Por desgracia, el 98% de las charlas/coloquios/presentaciones a las que he asistido, y en las que el orador/presentador se apoyaba en dicha herramienta, han sido un completo fiasco y pérdida de tiempo.
    No dudo del potencial de Powerpoint, sino del potencial de la persona.
    Asistir durante una hora o más a una “charla” en la que el ponente se limita a leer una serie de diapositivas me parece una auténtica pérdida de tiempo (con el consiguiente encabronamiento). Para eso, prefiero que me lo mande por e-mail, yo me lo leo y ya le consultaré las dudas que me surjan.
    Creo que existen otras maneras de comunicar, como bien señalas en el excelente ejemplo de Derek. Quizás debamos tomar nota todos y tratar de salir del “encasillamiento powerponiano” que nos invade.
    Comunicar no es limitarse a leer o poner diapositivas. Si no transmites algo, la audiencia saldrá de la sala con la sensación de no haberse enterado de la fiesta (amén del pertinente sopor).

    1. TSMGO RM
      17 Mayo, 2010 Reply

      gracias José/Diego…cada vez asisto con más temor a este tipo de encuentros…cualquier día me iré de alguno de ellos, pero nadie se toma la molestia de pensar en quién está sentado y en si la mejor manera de transmitir conocimiento es esa…tenemos la desgracia de padecer ese mal y parece que no hay remedio ni solución. Mañana tengo la oportunidad de asistir a otro evento en el que presumo que habrá presentaciones y voy asustado 😉

  2. Jose
    16 Mayo, 2010 Reply

    Interesante reflexión Ricardo. Totalmente de acuerdo, y hago especial hincapié en dos aspectos. Primero ya no tanto la necesidad de expertos oradores, más si cabe en la preparación, el gusto y el buen hacer en algo tan prioritario como la comunicación de tus valores como empresa y tu credibilidad como entidad.
    Se abandona sin reparo la fuerza que estos momentos pueden suponer en un producto, servicio o marca. Y los que es aun más importe lo que esas personas que alli trabajan están defendiendo. Vulgarmente diria ‘¿Alguién compraria frutas a un tendero que no ama sus hortalizas’.
    Y segundo creo que existe un gran camino en cuanto a lo que la creatividad en la exposición de mensajes se hace.

    Así, Sócrates argumenta que ante una corte, el orador no le enseña al jurado lo que esta bien o lo que esta mal. El orador lo que hace es convencer. Convence para conseguir lo que desea y convence para evadir lo que no desea.

    Provoquemos entonces el deseo de que nuestros jueces tengan y participen de nuestro interés con una buena presentación

    Un saludo.

  3. La milla final... | TSMGO: The Show Must Go On (El Show debe continuar)
    8 Septiembre, 2010 Reply

    […] tienes una gran idea, un gran proyecto, un producto novedoso, diferenciado…redondo, potente, una organización y unos procesos bien gestionados…y al final aparece un error (“cagada”) en la milla final, en el […]

LEAVE A COMMENT