Mínimo común múltiplo

“Sólo los tontos han creado progresos en el mundo, porque los listos se han adaptado a lo que había sin necesidad de inventar”.

George Bernard Shaw – Escritor irlandés

Hay empresas que sufren los estragos de la crisis, las que sobreviven…eso…sobreviven, sin embargo, hay otras -no es ciencia ficción- que gozan de una salud económica y empresarial envidiable, ¿qué tienen en común esas empresas?, pese a que generalizar es malo hay algunos comportamientos comunes en todas ellas:

Inversiones controladas.

Equipo directivo muy cohesionado.

Profundo conocimiento del mercado.

Adaptación recurrente.

  • Inversiones controladas: La fiebre de nuevos pabellones, última maquinaria, etc. ha servido únicamente para incrementar productividad. He estado en instalaciones de hace 30 años que con una reconfiguración de su lay-out, aplicación de criterios de eficiencia han conseguido incrementar su productividad, nada de obras faraónicas, sencilla reconfiguración de recursos ya amortizados. ¿De qué sirve invertir en inmovilizado (hardware) si no se crea valor para el accionista? la creación de valor viene por el crecimiento consolidado rara vez por el explosivo no planificado.
  • Equipo directivo muy cohesionado: No muy numeroso en general, y sobre todo en función de su aportación al proyecto, tanto aportas, tanto vales, pero si además estamos conjurados con el mismo objetivo no nos despistamos en luchas intestinas de poder, de autoridad, conocen su valor en la ecuación y se centran en su mantenimiento.
  • Profundo conocimiento del mercado: Clave, conocer a la competencia, las principales magnitudes que afectan al mercado, precios de materias primas clave, costes…en definitiva, controlan su sector/segmento, he asistido en reuniones en las que el gerente de una empresa tenía en su cabeza nombres, datos, márgenes de la competencia…como si fuera el abc de la suya, noticias, tendencias del sector, últimas novedades. Si sabes leer la situación se dificulta el que te sobrepasen los acontecimientos. En el otro lado, empresas que han vivido al margen del mercado y han crecido ha sido fruto de su especificidad, de su propuesta tan única que hacía difícil compararlas o tener un mercado en el que enclavarlas.
  • Adaptación recurrente: Hace unos pocos días estuve en una empresa en la que me dijeron que hacía 4 años apenas hacían ninguno de los productos que hoy supone el 60% de sus ingresos, simplemente supieron leer una situación, la evolución y se adaptaron, las estructuras pequeñas, ágiles que se saben adaptar en función de la evolución de la demanda o de la tendencia tienen impregnado en su ADN empresarial el amoldarse. Luchar contra el mercado o tratar de crear tendencia es una tarea de improbables resultados y de inversión en tiempo y recursos muy absorbente, el trabajo de cada uno debe estar enfocado a conseguir adaptarse a lo que el sector marca.

Quizá pueda parecer un análisis muy superficial, pero no son pocas las empresas que he visto últimamente que responden a este patrón, han sabido “encojer” su estructura de personas, son flexibles…o líquidas como se dice ahora, para adaptarse a su nueva dimensión, pero el principal sustrato es que lo anterior se cumple con mayor o menor incidencia. Aquí queda algo de sus conocimientos.

Tags , , , , , , , , , ,

LEAVE A COMMENT