Fracaso ilustrativo…aprendizaje

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.”

Winston Churchill – Político británico

En diciembre de 2009 escribí sobre el fracaso y ahora reincido sobre el tema ante una próxima liquidación de una empresa en la que participaba y que me sirve para dar alguna orientación a quien lea el blog, siempre nos fijamos en el éxito como modelo a seguir, pero quizá el mayor aprendizaje sea el vicario, la repetición por imitación, así que aquí dejo algunas pautas: el sector tiene poco de innovador y de romántico, pero por dar los datos para ilustrar la entrada se trata de import de artículos de joyería de marcas reconocidas muy supeditadas a los designios de la moda.

El origen del negocio básicamente estaba fundamentado en que de los 4 socios del proyecto uno tenía un conocimiento del sector específico y motivación por desarrollar un negocio que le permitiera tener independencia de su actual flujo de ingresos.

Los otros tres socios aportábamos, además de capital, conocimientos en comercialización, marketing e importación y gestión de empresa.

Los factores claves que identificamos para esta apuesta empresarial fueron:

  • Mercado cautivo, bloqueo de mercado: conseguimos la distribución en exclusiva de una marca top, diferenciada que nos aseguraba que cualquier interesado en la moda pasara por nosotros.
  • Conocimiento específico de márgenes y canales con el socio involucrado en el sector.
  • Cambio divisas: en ese momento era muy favorable el cambio y sólo con la importación disponíamos de 20 puntos más de margen para plantear la operación con holguras.
  • El Plan de Negocio preveía un desarrollo importante y escalable en virtud del desarrollo de la distribución.

Al poco de iniciar el negocio y de conseguir algunos distribuidores el foco del socio relacionado con el sector se centró en su actual modo de vida perdiendo paulatinamente el interés por desarrollar y consolidar esta aventura. No le culpo, el error fue de no calibrar adecuadamente sus drivers y motivaciones y entender que aquí podría encontrar el recorrido necesario para su evolución profesional.

Del mismo modo, el core del resto estaba muy lejos de esta “inversión” que es como habíamos planteado esta operación, por tanto, sin una implicación directa en el negocio cedimos su desarrollo a terceros bajo una fórmula low-cost de comisión pura que basaba sus condiciones en ventas y gestión…tampoco funcionó.

A partir de ahí y con unos compromisos adquiridos con la casa matriz de distribución estrangularon nuestra tesorería y capacidad de financiación que, de haberse perpetuado en el tiempo, podría haber supuesto un “agujero” financiero de dimensiones importantes para el tamaño del negocio.

Una vez decidido el abandono del proyecto estamos tratando de que el “exit” sea lo menos virulento posible para nuestras respectivas cuentas de resultados y desde hace unos meses estamos liquidando existencias para conseguir tesorería y poder zanjar (expresión que gusta mucho) la sociedad.

Aprendizaje:

  • El conocimiento de un sector es algo más que saber márgenes y tener contactos. Es saber qué resortes pulsar para que un producto/servicio tenga impacto entre los clientes y un conocimiento profundo del who is who.
  • Una escritura que diga que eres socio de una empresa no garantiza que seas empresario/emprendedor ni siquiera un porcentaje mayoritario. He descubierto, con tristeza que, pese a que te juegues los cuartos, la “naturaleza” de empresario está reservada para una cierta actitud vital.
  • Las soluciones low-cost son apaños que merman la capacidad de respuesta y que constriñen tanto tus opciones que impiden ser flexibles con tu desarrollo.
  • Una oportunidad de mercado tiene principio y fin y hay que saber coger el “tempo” a la situación para saber cuando salir y maximizar el beneficio o minimizar las pérdidas, no es sostenible un desequilibrio.
  • La economía está muy por encima de otras ciencias sociales, cuando el bolsillo está afectado, se pierden determinados valores de vista.
  • Reincidir en el error sin cambios sustanciales y empecinarse en que las cosas cambiarán genera alteraciones de la realidad que no se pueden gestionar ni gobernar.
  • Uno  de los saltos de fe que dice Javier Megías estaba identificado en el Plan de Negocio: el crecimiento de los distribuidores, si eso fallaba, se caía todo como un castillo de naipes y durante varios meses nadie asumimos ese error.

Afortunadamente ya estamos en disposición de liquidar el negocio y dedicarnos a otra cosa sin grandes perjuicios, además de estas enseñanzas generales tengo otras más personales que son las que de verdad han calado y que condicionarán planteamientos futuros más que las aquí he expuesto…pero ésas las desvelaré acompañado de una copa de buen Rioja ;).

Tags , , , , , , , ,

COMMENTS (2)

  1. Alejandro Pérez
    22 Octubre, 2012 Reply

    Sin duda el factor mas importante es tener un emprendedor comprometido con el proyecto, porque si al final el emprendedor deja el proyecto este se va al garete.

    Gracias por compartir la experiencia.

    Alejandro Pérez

    1. TSMGO RM
      22 Octubre, 2012 Reply

      Totalmente de acuerdo Alejandro, cuando el proyecto forma parte de algo residual en lo que no pones toda tu energía y pasión es mejor dejarlo ir.
      Como dice Pessoa en una de sus citas que más de una vez utilizo: “Pon todo lo que eres en lo mínimo que hagas”.
      Gracias por acercarte a compartir tu opinión por aquí.
      Ricardo,

LEAVE A COMMENT