Emprendedores “pata negra” y “los otros”…

 

En esta vida algunos hombres nacen mediocres, otros logran mediocridad y a otros la mediocridad les cae encima.
Joseph Heller – Novelista estadounidense.

Hace unos meses escribí en Pymes y Autónomos sobre cómo hay proyectos, emprendedores e iniciativas que son vistas con buenos ojos desde la administración. Quizá me quedé corto con esta afirmación y quiero profundizar sobre ello porque en las últimas semanas he podido ver con desagrado como los concursos de belleza y la subvención sin criterio son monedas de cambio para aparecer en los medios y copar titulares que muestren las excelencias y el apoyo que se ofrece desde la administración a algunas iniciativas, digo a algunas, no a todas.

Quizá pueda parecer una papeleta, pero me consta que en todas las regiones sucede algo similar, consciente o inconscientemente desde los ámbitos oficiales, que deben tratar de impulsar el emprendimiento, se orienta a que desaforadamente se avance en la búsqueda de tu proyecto, que pongas a trabajar tus proyectos.

Se invita a emprendedores a que se lancen al precipicio sin más argumento que:

“no te preocupes que con esta ayuda y subvención podrás comenzar a dar pasos”

, cuando la realidad demuestra que, si no hay clientes y no sabes de dónde sacarlos, tus posibilidades de supervivencia, no ya de éxito, son escasas por no decir nulas.

También se le da mucho movimiento y difusión a actividades (foros, charlas, proyectos, iniciativas…) que impulsan el emprendimiento pero siempre que vengan por los canales oficiales, si pertenecen a otra comunidad, o incluso dentro de la misma comunidad a otra división/área/consejería, las dejamos pasar de puntillas, no vaya a ser que se nos mida por lo que aportamos.

Curiosamente los datos, las cifras son positivas, abultadas, desconozco si es por la corriente generalizada o por los verdaderos esfuerzos de sus responsables, en cualquier caso, como ciudadano que sostiene el sistema, me gustaría saber el rendimiento y el retorno de lo que se promueve, saber los recursos que se dedican y el resultado que ofrecen, creo que en las empresas funcionamos bajo esos parámetros y que es lo mínimo exigible para saber si esas políticas están dando sus frutos o se quedan en un simple golpe de efecto sin más repercusión que llenar titulares.

Además es llamativo como no sólo por parte de la administración se busca el titular y el rendimiento en comunicación, también por parte del grupo de afortunados que están bajo su manto son conscientes de que, salirse del cuadro, es entrar en un páramo de menor apoyo, difusión y que mientras queden bien sus proyectos tienen asegurado el soporte.

Tags , , ,