Emprendedores de plexiglás

1x1.trans - Emprendedores de plexiglás - trabajo equipo proyecto marketing libertad jefes experiencia emprender economía cooperación concepto colaboración aprendizaje
Caged © Peter Kemp

“La fama es peligrosa, su peso es ligero al principio, pero se hace cada vez mas pesado el soportarlo y difícil de descargar.”

Hesíodo – Poeta griego

Supongo que ahora que está de moda el emprendedor, esto es realmente gracioso, hace unos años se demonizaba al empresario como el paradigma de los males de occidente y de la hecatombe sufrida por los mercados, recuerdo asistir incluso a una jornada por la dignidad empresarial glosada en este blog.
Bueno al albur de esta tendencia-moda-novedad han eclosionado perfiles, cuanto menos curiosos:

  • Organismos
  • Asociaciones
  • Instituciones
  • Representantes
  • Incluso lo que yo denomino Emprendedores de plexiglás.

Recuerdo hace unos años cuando un familiar que estaba desarrollando un tratamiento de desintoxicación para drogas que era con diferencia más efectivo que los convencionales, se encontró de bruces con alguien que le dijo: “¿pero sabes cuánta gente vive del negocio de las drogas, además de quienes las trafican?…” se dio cuenta de que tenía poco que hacer porque había un status quo difícil de erosionar.

Parece que ofende menos al oído el término emprendedor que empresario y genera adhesión…bien perfecto. Pues alrededor del emprendimiento hay legiones de personas que viven, pacen y campan gracias al resto.

Estoy colaborando con un emprendedor (de los de verdad no porque lo diga yo sino porque sus hechos lo avalan) que hace un año decidió abandonar un puesto de trabajo fijo y muy bien remunerado y dedicarse por completo a aquello que más le motivaba, después de 5 años de viajes por diferentes partes del mundo para conocer más del sector que le interesaba, relacionarse con los mejores profesionales, conocer los fabricantes más renombrados e invertir tiempo y mucho, mucho dinero en darle forma a la idea que le martilleaba el cromosoma emprendedor durante más de 20 años hace unos meses (concretamente desde septiembre del año pasado) constituyó su empresa, una empresa no basada en la innovación (vocablo también desgastado) con una diferencia clara (dentro de unos meses desvelaremos todo) y en un entorno de mercado hostil (la comunidad de La Rioja no es el mejor sitio para esta propuesta) consiguió embarcar a toda su familia, y a sus descendientes si el negocio fracasa, en su aventura empresarial.

Lo que más le está costando es asimilar los envites que se está encontrando en su tránsito entre organismos, instituciones y empresas a las que recurre para desencadenar los pasos oportunos para poner en marcha su proyecto. Tiene que ser sumamente enervante, lo que aquí expongo puede considerarse una ficción,  el que se potencie a otros emprendedores, los emprendedores de plexiglás, que no aportan nada nuevo al mercado, que surgen de la improvisación, simplemente porque…dan mejor en cámara? cuotas? generan un mejor titular?. Ilustro esto con alguna perla:

Que le pongan pegas burocráticas para acceder a permisos y licencias, simplemente porque no existe un antecedente claro sobre el que aplicar la normativa, esto es: señor lo que pide no podemos hacer control + c y luego control + v (aficionados al copiar y pegar) y por tanto tiene que usted adaptase a lo que más se le asimila…ah!! que tiene que hacer un esfuerzo económico y temporal…bueno, pues hágalo o no obtendrá el permiso. Preséntelo en 15 días ya le iremos diciendo cuando se acerque periódicamente por aquí porque para nosotros no se nos aplican los 15 días. Mientras, el mismo día en el que le comunican que su proyecto tiene que alterarse notablemente, el representante político de turno declara que uno de los puntales de la reactivación económica de XXXX (sustitúyase por población, localidad, provincia, región o país que corresponda) es la firme y declarada apuesta por el sostenimiento de iniciativas empresariales…como decimos los riojanos: sí…por los cojones.

No tengo en absoluto nada con que se apoye a los emprendedores, pero que quiénes lo hagan tengan la responsabilidad de evaluar el impacto no en términos de titulares y sí en términos económicos y sobre todo de generación de valor, luego nos meten a todos en el mismo saco y la verdad es que da por el mismo y ofende. Insisto en que aplicar el sentido común y un poco de decoro evitaría esta sensación que se genera de que algunos viven/vivimos del cuento por más que todos los días salgamos a batallar.

Esos emprendedores de plexiglás cuya única y principal preocupación es que no coincidan varios actos en la agenda en la que no puedan fotografiarse con las autoridades de turno o poder versionar aquello de: Mamá quiero ser artista por mamá quiero ser emprededor/a.

Iba a hablar otro día, en otra entrada, de las organizaciones, pero la verdad es que ya que lo hago poco prefiero aprovechar el “calentón” del momento y continuar. Organizaciones que nadie sabe muy bien a qué se dedican, porque, si lo que pretenden es aclarar y despejar dudas en un momento en el que alguien que se juega su dinero va a iniciar una actividad (aquí el posesivo SU es determinante), ciertamente creo que las incrementan y generan mayor sensación de desconfianza e inseguridad que de conocimiento y solidez. No quiero leer tonterías sobre las fiestas que hacemos, lo bien que nos lo pasamos emprendiendo y lo chachi que es no tener jefe (error común de quien tiene mentalidad industrial) o de la libertad/flexibilidad de horarios (también para trabajar los domingos), quiero que cuando me acerque con una inquietud, analices de verdad mi proyecto y filtres en base a tu conocimiento, experiencia y manejo de las circunstancias del mercado si tiene viabilidad o no (esto no es un seguro de vida) pero en estos momentos conozco varios proyectos que un mínimo análisis de la idea, el proyecto y de quiénes están detrás arrojan una única conclusión demoledora: FRACASO.

Tampoco me parece justo que esas organizaciones orienten a quiénes les piden consejo a que contraten a empresas bajo su “manto protector”, simplemente porque: …es gente maja que está “arrancando”…no me parece justo porque no compiten con los mismos parámetros, ni las mismas condiciones, se del caso de un buen amigo al que le resulta complicado, por no decir imposible, el ofrecer un servicio profesional, contrastado durante más de 20 años, con un margen que permita la sostenibilidad de la organización, competir con alguien que está promocionado y con una estructura de costes subvencionada (instalaciones, equipos, medios…) que no está siendo educado con la cultura del esfuerzo por estas facilidades que se le prestan (prestar implica devolver).

Por último y ya para sentenciar y ganarme la enemistad de cuantos se sientan aludidos, ¿cómo me puede decir alguien cómo debo hacer pasteles si lo máximo que ha hecho es un flan con un preparado comprado en el supermercado? resulta cuanto menos curioso que quien está detrás, esto…cómo decirlo…no ha puesto nunca en marcha un proyecto empresarial propio y en algunos casos ajeno. Como decía Churchill: “la guerra es muy importante como para dejarla en manos de los generales…”.

Mientras: unos tienen la fama y otros cardan la lana…

Tags , , , , , , , , , , ,

Emprendedores de plexiglás;

  1. Reflexiones y consultas... | TSMGO: The Show Must Go On (El Show debe continuar)
    27 Febrero, 2012 Reply

    […] Emprendedores de plexiglás economía […]

LEAVE A COMMENT