Bancos, cajas y locales vacíos

1x1.trans - Bancos, cajas y locales vacíos - retail proyecto presión marketing finanzas economía crisis concepto clientes bancos

“Si Dios tan sólo me hiciera una simple señal, ¡como hacer un ingreso a mi nombre en un banco!”

Woody Allen – Director americano

El constante cierre de establecimientos afecta también a bancos y cajas, la lógica de la banca a distancia y la innecesaria visita a las sucursales salvo para cuestiones imprescindibles está motivando el repliegue generalizado de las periféricas o poco rentables. Hoy he ido a mi banco habitual después de no aparecer por ahí durante más de 7 meses y me han confirmado que la semana que viene la oficina a la que acudo desde hace más de 12 años cerrará sus puertas y sus empleados se distribuirán entre la central y el resto.

Lo cierto es que no me sorprende, realmente para la operativa diaria con las herramientas actuales no es necesaria la presencia física de una sede, cómodamente desde tu ordenador manejas tus paupérrimas finanzas sin mayor complicación, si que veo relevante y preferiblemente insustituible el hecho de que puedas explicar tu proyecto a alguien máxime cuando vas a solicitar financiación, al final a un proyecto hay que ponerle cara y confiar en las personas.

Mi historia con este banco viene de lejos, me apoyó en mis primeras necesidades económicas (carrera) y he sido fiel hasta hace bien poco que han cambiado su manera de valorar a los clientes; de ser un doble A (AA calificación habitual entre los bancos) he pasado a ser un B (alguien con potencial) y eso ha variado nuestra relación. Además he tenido ocasión de comparar su modelo de banca a distancia y las posibilidades que ofrecen otras entidades, cuando tienes necesidades de productos algo más complejos (descuentos, envíos nóminas…), es infinitamente más potente.

Lo que no entiendo es cómo, mientras bancos y cajas están cerrando sucursales, otras que vienen del mundo internet están haciendo lo contrario, tratando de conseguir capilaridad o aproximarse a perfiles de clientes más conservadores o tratando de aportar seguridad y “tangibilizar” sus servicios mediante la presencia física. Veremos cómo se perfilan los próximos pasos del sector (al margen de inyecciones de estados y hipotecas sub-prime) pero el gran jefe de la manada ya ha previsto los próximos pasos...

Tags , , , , , , , , ,

COMMENTS (3)

  1. Dieguito
    28 Noviembre, 2009 Reply

    Efectivamente, los bancos se están convirtiendo en las grandes inmobiliarias de estos tiempos. Al final, se han tenido que buscar la vida para dar salida a tanto inmueble fruto del famoso “efecto sonajero” (así me lo definió el director de una sucursal para referirse a aquellas personas que entraban en su despacho con el llavero en la mano y se lo dejaban encima de la mesa junto a la frase: “Todo vuestro; yo no puedo pagarlo”).
    No sólo se da el fenómeno de cierre de sucursales que comentas, sino que en algunas entidades están buscando fórmulas adicionales para inyectar fondos, como es el “pseudo-renting” que están haciendo con sus escasas oficinas: vendo el local y paso a una fórmula de alquiler con derecho a compra a futuro…
    Vamos, que cada palo está aguantando su vela como buenamente puede…

  2. admin
    28 Noviembre, 2009 Reply

    Ese pseudo-renting es obra del maestro Botín una de las mentes más brillantes empresarialmente de este país.
    Lo del sonajero no es tan sencillo, si fuera así de fácil….realmente es un problema de calado:

    Primero el banco se cerciorará que no haya ocurrido un error o descuido de alguna de las partes ante el impago. En el caso de que abone la cuota más intereses devengados por los días de retraso terminará el proceso.
    Si se acumula una deuda de entre 2 y 5 meses de impago el banco realizará todas las gestiones posibles para que el deudor cancele la deuda, si éste no lo hace, entonces hará una propuesta de refinanciación.
    Si no se llega a ningún acuerdo y se siguen acumulando impagos, alrededor del 6º mes, el banco iniciará un proceso judicial de ejecución de la hipoteca, o sea de remate de la propiedad puesta en garantía.
    Luego de 1 año, el juzgado fija una fecha para la subasta de la vivienda. Hasta casi la fecha de la subasta aún se puede pagar lo adeudado (más intereses). La subasta implica el desalojo de su hogar.
    La subasta se ofrece por el monto base del capital más intereses y gastos del juicio. Si la propiedad no se vende en la primera subasta, se efectuará otra incluso sin base.
    Del valor de venta de la propiedad, el banco descontará todos sus cargos, y le dará al deudor el monto sobrante. En el caso de que el monto de venta no cubra lo adeudado: el banco se queda con lo conseguido y por el resto el juez determinará cómo saldar el resto de la deuda. Puede ser que embarguen otros bienes del deudor, o le reclamen la cancelación de la deuda a los garantes (si es que se presentaron al momento de contratar la hipoteca)
    Vamos que si tienes una hipoteca por 160.000 (80% sobre el valor de una vivienda de 200.000) y dejas de pagar cuando has amortizado 60.000, al banco le deberás 100.000 que si en la subasta no se alcanza (los pisos ya no valen lo que antes) la diferencia será una deuda, te puedes encontrar con que has pagado 100.000€ debes lo no cubierto por la hipoteca y estás en la calle…despropósito total. No voy a poner por escrito mi conversación con el director de un banco y lo que sucedía si no eras español…

  3. Es de bien nacidos... | TSMGO: The Show Must Go On (El Show debe continuar)
    30 Enero, 2010 Reply

    […] económica, sin embargo como el desembolso inicial era elevado tenía que recurrir a la financiación de entidades financieras, cuando eres estudiante tienes poco que ofrecer (en términos de avales, mucho en empuje y pasión) […]

LEAVE A COMMENT