Aprender viajando…NYC (4)

1x1.trans - Aprender viajando…NYC (4) - trabajo equipo publicidad proyecto navidad marketing experiencia economía creatividad cooperación concepto branding aprendizaje“Nada se parece tanto a la ingenuidad como el atrevimiento.”

Oscar Wilde – escritor británico

Esta última entrada la dedicaré a un concepto final que resume los 3 anteriores: Horizontalidad y verticalidad…no va de sexo. Los americanos son extremadamente fieles a sus planteamientos, van derechos a la yugular, que hay que vender, pues hacemos todo por vender, que tenemos que proporcionar felicidad a unas personas que habitualmente tienen un día a día anodino, gris y triste (vivir en Manhattan debe ser así) pues construimos una historia alrededor de la navidad para relajar y destensionar el ambiente.

  • Estructuras planas y focalizadas al cliente: Tuve la suerte de hablar con Store Managers (jefes de establecimientos) que tenían un conocimiento profundo del producto, ¿si me podían ayudar ellos para que van a “delegar” la respuesta?, si ellos pueden solucionar inmediatamente la consulta no tiene sentido el trasladar la respuesta y diferir la solución a un colaborador…bueno tiene un sentido: demostrar poder, en este mal caemos muchos.
  • Los mejores: es muy sencillo cada uno en su posición es el mejor en lo suyo, tanto por profundidad de conocimiento como por especialización de la respuesta, me sorprendieron en más de una ocasión, en la cola del Empire State Building, cualquiera tenía un conocimiento de la historia del edificio profunda, incluso a comentarios de personas que estábamos en la fila haciendo planteamientos surrealistas aportaban datos, “intrometiéndose” en la conversación de una manera poco intrusiva y muy elegante. Año de primera reforma, datos de trabajadores, fechas de incidentes…si voy a estar aquí 8 horas al menos voy a hacer bien lo que me toca.
  • Los peores: como resultado del anterior punto entiendo que “lo peores” desaparecen por el rodillo de la eficacia…o por lo menos yo no los percibí, quizá no están en puestos clave (todo aquel que interactue con el cliente)  pero el nivel general era medio u alto. Desde las personas de FAO (aquí en Imaginarium las llamamos juguetólogas entiendo que para cubrir algún déficit) teatro (en la cola de una obra la chica que nos ponía en línea recta conocía con detalle el musical…pasa lo mismo en cualquiera de nuestros cines?) ya no hablo de restaurantes (explicación exhaustiva de qué estaba compuesto el plato)…también puede resultar preocupante el “retirar de primera línea de fuego” a los peores, pero si lo que ordena a este pueblo es la atención exquisita…
  • Verticalidad: Como en el fútbol (disculpas porque de esto entiendo poco) directamente el pase, son frontales, te abordan directamente: ¿cuál es el problema? no te incordian ni hacen sentir que estás molestando, el día que esto sea así en nuestro entorno más inmediato el salto que habremos dado para mejorar la atención al cliente y ser de verdad una empresa de servicios será único.
  • Ingenuidad: Aplican la ingenuidad a cada cosa que hacen no tienen dobleces y por tanto sus propuestas son lo que ves, no intentarán engañarte, en un país extraño no sería complicado (nuestra querida España nos brinda muchas ocasiones) que alguien se aprovechara de la situación para sacar partido: taxistas que te dan vueltas por Madrid, gente que te cobra mal porque no estás familiarizado con la moneda…sin embargo, y esto lo he comprobado, nadien ha intentado “tangarme” puedes ir a pecho descubierto que nadie te tirará nada a bocajarro…

En fin toda una experiencia que repetiré en breve, después de este lapso temático retomo el hilo argumental del blog. Gracias por el seguimiento sufrido internauta.

Tags , , , , , , , , , , ,

COMMENTS (2)

  1. Kiowas34
    30 Enero, 2011 Reply

    Gran serie Ricardo.
    Que buenos recuerdos de la experiencia por NY.
    Y totalmente de acuerdo contigo en tus apreciaciones del “american way of life” 😉

    Yo recuerdo una experiencia allí que viene muy al hilo de lo que hablas en el último punto. Nosotros alquilamos un apartamento, y el edificio tenía un portero mexicano al cual le hizo mucha gracia que fueramos de Pamplona (ya sabes, San Fermines jeje). Estuvo muy atento con nosotros los 10 días y al final para ir al aeropuerto nos ofreció los servicios de un amigo suyo que tenía una limousine para ello (ya nos estaba vendiendo el servicio sin ser intrusivo y aportando comodidad). Nosotros aceptamos pensando que era una buena opción, más cómoda pq el nos guardaba el equipaje hasta la tarde y además también rápida.
    Pero no podíamos evitar tener un poco de miedo a que el precio subiera mucho respecto a un taxi normal, ya que el coche era mejor y este “amigo” se podía aprovechar de nuestro desconocimiento sobre las rutas al aeropuerto.
    Pues fue una grata experiencia, ya que además de ser un tío muy amable (y menos mal, pq era un negro de más de 2 metros de altura y grande como pocos jeje) nos cobró sólo 10 dólares más que un taxi amarillo.

    Saludos

    1. TSMGO RM
      31 Enero, 2011 Reply

      Hola Javier!!…una de las cosas que más inquietud nos genera a los españoles que vamos por esas tierras es la sensación de “me van a engañar”…nuestra picaresca hace que veamos todo con los ojos de la prevención y de la precaución cuando en realidad no hay ningún trasfondo negativo detrás de esos ofrecimientos, ayudas o propuestas comerciales…me alegro de que disfrutaras la experiencia de una limo, lo dejo para la próxima. 😉 Gracias por haber seguido la serie,

LEAVE A COMMENT